ARCHI_156298

Mas solo que Videla

Jorge Rafael Videla volvió tener algunos minutos de gloria. En declaraciones a la revista española Cambio 16 dijo cosas de un gagá sin filtro. 

img_4484

Videla en la portada de Cambio 16.

El dictador está más solo que Robinson Crusoe. De espaldas a la sociedad, la única opción que le queda es dar entrevistas al medio español Cambio 16. Esta vez, abogó a sus compatriotas militares de entre 58 a 68 años —que tengan “aptitud física”— a “combatir nuevamente” en “defensa de las instituciones básicas de la República” que alguna vez no respetó, dejando a su paso terror, sangre y muerte.

En el mismo sentido, expresó que en la actualidad Argentina “soporta otra guerra como la que ocurrió a partir de 1976”, y en tanto, afirmó que el kirchnerismo “continúa hundiendo a la patria en el abismo anacrónico del marxismo”.

Por otra parte, señaló que única forma de salvar a la Argentina para que el Gobierno se “perpetúe en el poder” será a través de las Fuerzas Armadas de Seguridad junto al pueblo del cual provienen “quienes impedirán por imperio de lo normado en la Constitución Nacional”.

Hey Joe (RIP)

A la noticia sobre el pedido de levantamiento, se suma la muerte de José Alfredo Martínez de Hoz, ministro de Economía durante la última dictadura. A sus 87 años, el cráneo de los planes financieros más voraces de los últimos 40 años, cumplía detención domiciliaria por estar investigado por secuestro extorsivo los empresarios Miguel y Federico Guthiem. Adiós, Joe.

 

Foto el lugar perfecto para morir

El lugar perfecto para morir

Nuestro columnista Ariel Boffelli, propone compartir un desplazamiento vacacional a bordo del Tren Patagónico, para apuntar reflejos del sur de nuestra Argentina. A bordo que empieza el viaje. 

Ariel Boffelli*

La circunstancia de recorrer en tren la provincia de Río Negro, del mar a las montañas, significa una experiencia perturbadora para el alma, porque allí donde el desierto más cruel desaparece en el horizonte, al amanecer, con la llegada de cerros, valles y montañas que generan un espectáculo impecable, la visión del mundo le cambia hasta al más urbano.

Gracias a la elevada percepción que se puede adquirir en el trayecto, se palpan las historias más corrientes de diferencia de clases, donde la naturaleza juega un rol especial, como en toda la vida por esos lugares.

Desde la partida en Viedma, una ciudad parca, calurosa, lejos de parecer una interesante capital provincial, el Tren Patagónico es un ejemplo de la situación que viven los rionegrinos, donde la ceniza volcánica ha provocado un desastre de proporciones bíblicas para los ganaderos de la región, sumado al cimbronazo que provocó la muerte de su ex Gobernador, Carlos Soria.

En este momento social y político, se viajaba (el tren fue suspendido por un descarrilamiento a fines de Enero hasta Marzo) en un servicio programado para el turismo, que funciona bajo el ala estatal, dejando un abanico interminable de críticas por los mismos usuarios y que marchaba, según un funcionario nacional, a “fuerza de alambre, Fastix y Poxipol”.

La diferencia que realizan las personas que trabajan en la formación, sobre todo con sus co-provincianos, genera el rechazo de los que perciben una suerte de apartheid bizarro. El agobiante calor provocado por las ventanas selladas y las malas caras cuando circulan por el vagón comedor, son algunos rasgos de cuáles son los beneficiaros del servicio.

A pesar de esto, que es algo inevitable de asimilar, los paisajes que se observan dejarían a Jack London boquiabierto. Guanacos, maras y lagartijas forman parte de la fauna que va cambiando cuando los bosques de pinos esparcidos entre los cerros y los pequeños arroyos que desembocan en los lagos cubren la superficie rocosa.

Allí, donde la pre Cordillera de Los Andes reina, el agua forma un retrato perfecto, que deja al visitante minimizado por la belleza que lo rodea. Lo mejor de este trayecto es observar las pequeñas casas en medio de la nada, sin rastros de vida, donde la soledad parece ser la única compañera y el hombre otorga rasgos de existencia por algunos senderos tapados por la ceniza.

La propia Bariloche, final del recorrido y ciudad que maravilla a los miles de turistas extranjeros que circulan, recibe a todos con una nube espesa, opacando al Nahuel Huapi. Muy cerca ahí, a 200 kilómetros, luego de recorrer una ruta que serpentea entre montañas, El Bolsón, un paraíso lisérgico con la energía más fuerte que pueda existir, atrae a todos los que buscan una escapatoria de la ciudad.

Existe algo que entre los transeúntes llaman el “espíritu del lugar”, donde las cosas suceden a cuatro velocidades menos de las que el resto de los argentinos están acostumbrados, por eso, cuando las personas igualan el andar de ellos, comienzan a adaptarse al ritmo de una comunidad que vive el turismo al máximo, pero a su estilo.

La plaza central es la reunión de mochileros que circulan constantemente, donde se arrojan en el pasto a fumar marihuana y a escuchar los músicos que tocan para los renovados seguidores que cambian día a día, que viajan de un lugar a otro para asimilar el poder de la naturaleza, que es la única dueña de la preciosa Comarca Andina, que tiene como joya al Lago Puelo.

Los fines de semana una feria de artesanos reúne desde productores de frambuesas a dealers ambiciosos, con un negocio redondo, donde unos 250 pesos pueden hacer maravillas. Por eso, para cualquiera que haya recorrido la ruta 40 no puede negar que los puros y frescos vientos de las montañas, que

pasan con fuerza en los arroyos de deshielo, le cambian a cualquiera la perspectiva de la vida y, sobre todo, le dejan una experiencia única y necesariamente repetible.

*Periodista deportivo de Caseros (pcia. de Entre Ríos), estudiante de la carrera de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP y redactor del sitio LetraP de la ciudad de La Plata.

(de la edición Nº 4, febrero 2012)

Nico B Mansilla 1

Cayendo con estilo

Oscar Arévalo, uno de los referentes del Skate Park de Lobos, analiza el nuevo fenómeno entre jóvenes y deja andar los puntos positivos de un deporte que está dejando de ser “una moda” y sí un pretexto para salir de casa.

El armado de la movida lobense, comenzó como una necesidad que se dio a partir de la cantidad de jóvenes que no paraban de practicar skate en muchas esquinas de la ciudad. Oscar, unos de los referentes de este deporte a nivel local, cuenta que “la idea de armar el Skate Park fue de toda la vida, pero se hizo real cuando se convirtió en una necesidad”.

Hace poco el gobierno municipal, por pedido de mucha gente y de padres, llamó a los referentes del deporte para armar el proyecto que hoy es el Skate Park. Oscar, desliza: “Yo empecé a los trece, pero la movida en el país creció fuerte hace cuatro años más o menos, cuando empezó a ser más valorado en la televisión con programas de skaters en Disney TV o cosas así. Hoy hay canales exclusivos de deportes extremos que antes no existían”.

¿Cómo se aprende el skate?

La escuela se hace entre grupos de amigos, no es que tenés que asistir a una clínica de skate. En realidad, la escuela es todos los días. No es un deporte individual, es un deporte de grupos. Si bien es uno solo en su tabla, lo practica durante todo el día con un grupo de amigos y esa es la escuela: aprender un poco lo que aprendió el otro, transmitiendo conocimientos y viceversa.

¿Tenés idea de la cantidad de chicos que hacen skate en Lobos?

El número de chicos que lo práctica ronda los cuatrocientos, no somos ni treinta ni cien, somos muchos, más allá que en su momento fue “moda” y luego muchos desertaron. El que compró un skate, tardará más o menos, pero lo saca.

¿Con la pista en la ciudad, Lobos logró reconocimiento?

Lobos figura en el mapa de lo que es el skate por el Skate Park. Gente de todo el país lo reconoce e incluso le gusta muchísimo y vienen. Sin saberlo, estamos un miércoles en el Parque y te cae una comitiva con periodistas, fotógrafos para hacer sesión de fotos para revistas o programas de TV. Hoy vas a cualquier Skate Park del país y decís Lobos y lo conocen.

La frecuencia de la práctica son todos los días…
En cuanto a corredores, nosotros vamos todo el tiempo, ya que es un modo de vida el del skater salir a recorrer. Si hablamos a nivel nacional, es un deporte que creció muchísimo y que es muy competitivo, pero hablar de profesionales va a llevar un tiempo más en Lobos, pero hay mucho nivel. Los chicos de acá andan muy bien como los de todo el Gran Buenos Aires y todo el país, pero aun son muy pocos los profesionales en Argentina, pero sí una gran mayoría de amateurs. 

¿Viajan a visitar otras pistas del país?

Viajamos todo el tiempo y cuando nos enteramos de que hay un Skate Park nuevo, vamos a conocerlo. Hace un mes atrás, fuimos a Mar del Plata porque inauguraron uno nuevo, también hicieron otro en Villa Gesell, en Miramar. Hay una campaña de muchos municipios de construir Skate Parks. Es parte natural del skater salir a recorrer y conocer otras pistas.

¿Qué características apuntarías para describir a un skater?

No podés pretender hacer skate y no ser un tipo disciplinado. El que sale un fin de semana al otro día no sirve para nada. O sea que si vos salís y te emborrachás y la pasás todo muy lindo, al skate no le suma para nada y olvidate de andar al otro día. Si vos realmente querés meterte en el skate y llegar a lograr un nivel competitivo, tenés que ser disciplinado: no podés andar borracho. Cualquier skater profesional, no toma ni Coca-Cola, solo compite y toma agua. Además, es un deporte muy sociable: el skate reúne gente de diferentes grupos sociales, porque acá no importa cuánta plata tenés o qué tabla tenés: te respetan y te valoran por tu nivel deportivo.

Los chicos que los practican antes quizá estaban atados a la compu…

Otro de los factores positivos es que te saca de tu casa. Desde que empezó el skate acá, rompió con lo era el pibe encerrado en su habitación con la computadora, con la Play Station o jugando en red. Eso era un peligro porque es riesgoso para la salud, estar quieto sin hacer deporte. Hoy, muchos de los padres agradecen, porque antes no los podían sacar de la computadora para que hagan alguna actividad deportiva. El que verdaderamente hace skate, toma agua. Está bueno que los padres sepan, observen y analicen esto.

Foto de portada por Nico B Mansilla.

(de la edición Nº 5, marzo 2012)