Portada Nº 18 de el viaje, marzo 2013.

Ya está en las calles la edición Nº 17 de el viaje

Como marzo es un mes para mantener vivo el recuerdo, entrevistamos a Stella Culela (esposa de Pato Lacoste al momento de su desaparición) quien cuenta el antes y el después de su vida para armar el presente.

tapa-marzo-2013

Portada Nº 18 de el viaje, marzo 2013.

Este mes viajan: Sebastián Miquel, Jimena Rodríguez, Mauro Basiuk, Félix & Nico B Mansilla, Mauricio Villafañe, Mujer Montaña, Álvaro Nigro y Gonzalo Pastor.

Nuestro columnista de Historia M. Villafañe, repasa la antesala del golpe militar del 24 de marzo para entender el desarrollo de lo que pasó en el después: desapariciones, la guerra de Malvinas y lo que dejaron esos años grises.

Además, en Alma de baúl Mauro Basiuk repasa la elección de Cámpora mezclada con el rock de los setenta, más un especial “Rock & dictadura” a cargo de M. Villafañe.

Ahondamos en el recuerdo a 25 años de la muerte del capocómico Alberto Olmedo y desandamos el camino de la asunción del nuevo Papa Francisco. Repasamos el nuevo disco de Maybe Uhu! “Esquivando el derroche” y viajamos con dos relatos: “A los amigos” por Gonzalo Pastor y ”Jubilados violentos” por Mujer Montaña.

Conseguila en…

Lobos: Colombo diarios (H. Yrigoyen y Arevalo). HJ Electricidad (H. Yrigoyen 57). Pericles (9 de Julio). Gráfica Arias (Berro 381). Mirar Cultura Lobos (Rauch 155). Stihl Concesionaria (H. Yrigoyen 983). Scotti Seguros (Moreno y Laprida). Fábrica de pastas Sol de Marga (Necochea 487). Pastas Biló (Perón 344). Pintureria Barbieri (Alberdi 120). Custom Shop (Bs. As y Almafuerte). Canal Cuatro (Bs. As), Biroccio Molinos (Olavarrieta 332), Andale Wey (Ayacucho 30), Soc. Rural (Las Heras 87), Casa Cultura de Lobos (Salgado 585). Paradise (9 de Julio 63). Peluquería Cousin´s (Moreno 539).

En Salvador María: Ferreteria Don Atilio (Av. 10 Jerónimo Topa). Heladería Don José (Av. 19 J.T). Autoservicio La Armonía (Av. 10 J.T). Autoservicio Canis (calle 5 y 16 Nº 123). Forrajeria Los Pastizales (calle Nº 166).

En La Laguna: Restaurant Parrilla Un Lugar (Club de Pesca Lobos).

Facebook: Revistaelviaje Sumacultura

Escaleras 1

Arriba de la escalera

Por Ivana Barbis*

El chiste ya es conocido 
Y pierde su efectividad.
La rima es una autopista
de alta velocidad
que me impide lograr lo deseado.

Y por eso me subo arriba de la escalera,
A ver si te puedo alcanzar.
La rutina marchita el alma,
Y la incesante búsqueda hacia el punto Nirvana
Me confunde.

Y por eso me subo arriba de la escalera
a ver si te puedo alcanzar.
Tomo distancia, me alejo, subo alto y llego al sol.
Su ardiente calor me abraza, y puedo sonreír.

Y por eso me subo arriba de la escalera
a ver si te puedo alcanzar.
Tomo distancia, me alejo, subo alto y llego al sol.
Su ardiente calor me abraza, y puedo sonreír.

Y puedo gritar: ¡Libertad!
El corazón se ahoga,
el cuerpo se agota,
por eso me subo arriba de la escalera
para ver como todo pasa,
para encontrarme con quien soy.

Dejando de escuchar las murmuraciones exteriores.
Por eso me subo arriba de la escalera y me dejo acariciar.
Y libero los sentidos.

*Técnica Superior en Comunicación Social ISFDyT Nº43.

(de la edición Nº 10, agosto 2012)

Paseo inmoral

Paseo inmoral

Por Sarcastic Mr. Know It All

Alicia: —Sólo quiero saber qué camino debo tomar.

Gato risón: —Pues depende a donde quieras ir tú.

Alicia: —Eso no importa, sí tú me dices.

Gato risón: —Entonces realmente no importa el camino que escojas.

Era mayo, era un gris desesperado, era un cielo que no dejaba de llover. Era despedirse. Era viajar, para ver sangrar mis vergüenzas en un horizonte lejano. Antes de iniciar el viaje, estaba intercambiando mensajes con un amigo que, dicho sea de paso, hace mucho que no veo, (“si se alejan los caminos, lo tendré que ir a buscar”)  y entre ellos, me dejó uno que lo guardo como un tesoro. “Recordad, amigo mío: todo viaje es mental, ninja mental”.

Y así arranqué, con una idea clara, sabiendo que todo lo que podía pasar iba a suceder siempre y cuando esté listo, fresco, suelto. Que la libertad es un estado en la mente, que uno debe dejarse llevar, sin una ruta, sin un destino. Durante los viajes, late más fuerte el corazón. El fragmento citado de Alicia en el País de las Maravillas, lo dice todo.

Esta es la encrucijada de la libertad, el gran tesoro que uno día a día cultiva sin darse cuenta. Uno busca la libertad como algo definido, como un estado al cual uno puede arribar cumpliendo determinadas condiciones. Como si existiese una definición del ser libre. Lo curioso es que está delante nuestro todo el tiempo, pensar que el peor castigo al cual se lo puede someter a un hombre es quitarle su libertad. Es para pensar un rato en qué invierte uno su tiempo, ¿no?

Tiempo. La única variable que no podemos controlar. Sólo tenemos tiempo que se va, eso es indiscutible, pero a la vez tan difícil de percibir, de entender, que cada minuto es precioso. Juventud, divino tesoro. Que la mayoría de nuestras decisiones son simplemente buenas o malas, en función del tiempo, o simplemente verán sus resultados y su repercusión en el futuro inmediato modificando absolutamente todo.

Por ello, un paseo no es solo el traslado físico hacia un nuevo lugar, todo paseo, principalmente es mental, uno elige su propia aventura, provocando por tanto que el lugar no importe realmente. El asunto a tratar acá es comprender qué cosas se generan, puesto en términos más precisos: salir a ver qué pasa.

Afuera está todo sucediendo, como una maquinaria perfecta que no descansa nunca. Uno no debe pasar por alto las pequeñas alegrías, contemplar un árbol, un pedazo de cielo, el perfume de alguna señorita, la sonrisa de un niño. Al abrir los ojos, aprenderemos a convivir con la naturaleza, a percibir estos pequeños estímulos. Tan solo abriendo los ojos, uno se nutre, se revitaliza. Con el paseo viene la alegría, el amor y la poesía.

Ruta de espejo al final, autos viejos con retrovisiones. Los opuestos en realidad son complementarios; simplemente uno es la ausencia del otro. Cada decisión que uno toma limita su universo de posibilidades, restando así grados de libertad, por ende, la clave está en no elegir, no definirse. Al elegir, uno se limita.

La realidad es una mera construcción, no existe más que en la cabeza, en la percepción de cada uno, en lo que uno considera posible, sin dejar de lado la influencia de todos los seres que nos rodean y nos inculcan ideas acerca de qué es y qué no es. Si uno se quita ese velo semitransparente puede concebir las cosas tal cual son: infinitas. Solo resta abrir esa puerta, la que W. Blake llamó “puerta de la percepción”, y que nuestro querido Jim Morrison a fuerza de excesos, logró derribar para volverse eterno en el infinito.

Cuando estés listo no tendrás que esquivar las balas. Cuando seas libre, aceptarás el todo, con todas las partes que lo conforman, y sólo atinarás a reírte, y entenderás el estado más supremo y más deseable de nuestra alma: amor sin avidez.

(de la edición Nº 9, julio 2012)