Gallega

Gallega contradictoria

Algunas confusiones en la interpretación del lenguaje, idas y vueltas inconclusas, que sí que no. Ella que dice no pero es sí.   

Por Nicolás Bernal

Ella quiere que la coja, pide que la coja, insiste que la coja.
Yo no te voy a pasar a buscar, si lo nuestro gallega es pasear.
¿Para qué me voy a gastar?
Necesito una sensación que me ayude a olvidar esta mierda que es dudar.

Y me reviento una vez más en la auto-satisfacción, o desvío en el gimnasio
para transformarme en un Mr. músculo que para dormir toma Rivotril.

Ella me pide que la coja y se enoja si no la cojo.
Si lo nuestro gallega es hablar.
Imaginarme tantas cosas mientras te tomás un helado.
Ya no tiene sentido.

Y menos sentido tiene el corazón que no deja de sospechar
que hay alguien por detrás dispuesto a quebrantar nuestra amistad.

Desde que tengo el coche ya no me pide que la coja.
Sino que la recoja, insiste que la recoja, pide que la recoja.
Pero gallega no abras las ventanillas que sino la gente nos ve,
no me cuentes tu día, gallega no entendéis.

Será porque soy bueno y espero muy tranquilo, gallega contradictoria,
me pide que la coja y después no pasa nada.

Más en www.brevestiemposraros.blogspot.com.ar

(de la edición Nº 14, diciembre 2012)