100_1784

Primera persona

Por FPM

—Ahí viene, qué suerte. Quiero llegar a casa sin tener que esperar que el tiempo pase lento como todo lo que no me gusta.

A veces me pregunto lo que va pensando la gente que viaja, qué cosas se le cruzan por sus mentes; la visita al médico, el dinero de la jubilación, las horas de trabajo que vienen o las que quedaron en tiempo pasado. Son muchas las cosas que se cruzan. Pero, ¿qué será realmente lo que me conduce a que en todos los viajes piense en cualquier cosa cuando me traslado de un lugar a otro? Por eso debe ser que imagino a las demás personas que veo pensando, lo que quizás se le cruza por su mente a cada momento que piensa, imagina y se distrae.

¿Qué pensará el chofer?; veinte años el mismo recorrido, las mismas calles, los mismos barrios, la misma ciudad. ¿En qué pensará la señora que se sienta adelante? Siempre con su cartera aferrada a los codos, mirando hacia todos lados sin querer perderse nada de lo que ocurre a su alrededor.

¿Qué pensará el niño que vuelve a su hogar tras cinco horas dentro del colegio?,¿Qué estará pensando la chica que mira hacia ningún lado sin mirar?, ¿Que pensará aquel hombre que tiene los ojos tristes de tanto rodar cada día a día? Es algo maniático lo que pienso cuando miro gente que pienso que en algo está pensando.

No lo sé pero pienso, lo imagino todo, lo conformo en mi mente y comienzo a tejer historias mientras transito el camino que me lleva a dónde pienso ir. Todo el paisaje es el fondo del paisaje de fondo de la escena que se produce en mi mente mientras pienso. Todo da vueltas, se une y termina con un final bueno, malo, preciso o absurdo, pero finaliza y comienzo con otra en el instante futuro.

Vida, locura, circunstancias que se acomodan a gusto en mi instinto observador. No se almacenan, no ocupan lugar en los días posteriores. Sólo aquellas que quedaron bien armadas y valen la pena volverlas a armar de nuevo para que alguien las imagine.

Todo es un proceso interior que no logro imaginar cuando no puedo conciliar con el sueño. Es imposible, no se me vuelven a ocurrir… —Tengo que bajar.

Más en Comouncuentoveo