Videla 1

Videla, game over

A partir de ahora, cada 17 de mayo será recordado como el día de la muerte del dictador más sangriento de la última dictadura cívico militar argentina.

Las informaciones médicas, indicaron que el deceso fue pasadas las 6 AM de hoy, pero su muerte política se dio a partir del cumplimiento  efectivo en la privación de su libertad, aquella derivada de la Justicia, sin sangre, con memoria sin olvido.

Por suerte y justicia mediante (que le quitó el beneficio de prisión domiciliaria hace  más de tres años), el represor repartió su cuenta regresiva en una celda en el penal de Campo de Mayo. Desde octubre de 2008, se encontraba hospedado en la Unidad 34 del Servicio Penitenciario Federal, lugar que en los setenta era, valga la paradoja, una cárcel militar y que actualmente funciona para los condenados y procesados por crímenes de lesa humanidad. Su muerte, a los 87 años, se dio en el penal de Marcos Paz.

El mentor y cara más visible del “proceso”, no se arrepintió jamás de haber llevado a cabo acciones como el robo sistemático de bebés, persecuciones político/ideológicas y devastación económica y social, entre muchas cuestiones más.

Como si fuera poco, reivindicó el accionar de las juntas militares, y contó que “los empresarios colaboraron y cooperaron con nosotros (…) había un buen entendimiento y contacto”. Con la Iglesia, agregó el ahora difunto que “tuvo un trato excelente, muy cordial, sincero y abierto”.

Otro de los datos salientes, se enmarca en que a la hora de opinar sobre los juicios a los militares de la dictadura, esbozó sobre que el kirchnerismo los llevó a cabo sólo por “un espíritu de absoluta revancha”. Entre otras de las barbaridades mencionadas en una de las últimas entrevistas realizadas, expuso: “Hoy la República está desaparecida, no tiene Justicia. Las instituciones están muertas, paralizadas, mucho peor que en la época de María Estela Martínez de Perón”.

No habrá más pena ni olvido

Si tenemos en cuenta dichas atrocidades, sólo podemos conducir a una reflexión en la que lo positivo traspase la barrera de una venganza devenida y surcada con los instrumentos del derecho. Es decir, jamás los familiares de las víctimas del terrorismo de Estado ni las agrupaciones y asociaciones de Derechos Humanos del país, desarrollaron planes violentos para ejecutar planes vengativos.

Así, la mejor o al menos la única manera de obtener firmeza a los reclamos de más de 30 mil desaparecidos, se desliza por caminos legales e intenta continuar con juzgar a los que actuaron en los episodios más oscuros de la Argentina del siglo XX.

paul is viaje

La uva más dulce

“El amor que recibes, equivale al amor que das”
Paul McCartney, The end (Abbey Road, 1969)
paul is viaje

“Vamos a purificar en el fuego aquel viejo manual de instrucciones y todas esas cosas que nos esclavizan”. Este podría ser uno de los manifiestos que proponemos desde el viaje: salir del closet, expresarnos y contar la historia de otro modo, sin acartonamientos, ubicados y simples, pero no livianos. Eso, junto al precepto de que “el éxito, es otra cosa” y el fracaso existe si lo aceptamos, si le damos espacio y cuerpo.

Muchas veces la concepción del tiempo transformado como bien de ganancia o pérdida, no nos convence y por eso nos expandimos libres como el viento, contra el viento. Consideramos que en Lobos y la zona pasan cosas, hay gente moviéndose para que haya espacios desarrollados desde una mirada joven, con todo lo que eso supone: ganas, libertad, trabajo en equipo, sin miramientos competitivos, sin palos en la rueda y con mucha proyección.

A veces basta con ojear la agenda cultural: bandas de rock, reggae y expositores varios de la pintura, de lo literario, las danzas, el circo. Aunque a veces no asista una multitud, el número de presentes demuestra que hay ganas de sacarse la semana de encima y ver y escuchar un espectáculo artístico. Por eso, la representación cultural no es sólo aquella que leemos en los diarios y menos de los que siempre se ajustaron a esa temática, la de culturizar una única mirada, cuando esta quizá sólo sean tres manzanas en un canasto con la luz regulada desde ópticas ya apreciadas y vaciadas por el paso de los años.

No sabemos si los méritos aislados se propagan así por una “cuestión de ego” o de a ver quién la tiene más larga. Esto resulta evidente con las agendas de espectáculos que se cruzan los fines de semana: no hay una organización para que todos resulten beneficiados en las convocatorias. Pasó  con un par de obras desarrolladas en un mismo fin de semana.

Muchas veces, sin desmerecer a los que trabajan meses en el preparado de alguna forma de expresión, la cultura se utiliza como excusa para vender y sólo recaudar, no importa si es malo o bueno, importa vender y recaudar. Nada de malo tienen esas intenciones, pero el arte en sí mismo, debe desarrollarse como tal: acudamos a ver una obra, a escuchar una banda o a deleitarnos con la pintura, pero no sólo para colaborar (que es positivo) sino por el sólo gusto de apreciar lo que otros prepararon para que así sea: una manifestación cultural.

La demostración de que en la ciudad y sus alrededores hay ganas y gente con ganas, queda demostrado por la cantidad de jóvenes que luego de estudiar donde atiende dios, vuelven y se suman al camino que está tomando vuelo. Los ejemplos, pueden sobrar; todos conocemos alguien que volvió.

El contexto local, se presta para regresar y emprender, ya que se trata de una movida en la que todos podemos ayudar a que siga creciendo. En eso estamos, para sumar y para desmitificar esa sola mirada que pretende poner a la juventud como negativa, corrosiva, tendenciosa y cuestionable. En todos nosotros queda demostrar lo contrario, proponiéndonos entrar a la cancha. “Un nuevo juego empieza hoy, ya lo estoy jugando”.

(editorial de la edición Nº 9, julio 2012)