Protoplasma 1

Llenos de una noche de rock

El comienzo del Ciclo de Bandas Naranjo en Flor, contó con las performances de Protoplasma y El Vuelo de la Grulla para hacer que la movida rock local tenga un espacio donde atravesar la cultura con nuevas propuestas en la ciudad.

Grulla 1

El Vuelo de la Grulla en acción.

Ambas bandas comparten el camino. Tanto Protoplasma como El Vuelo de la Grulla editaron recientemente su primer disco. Su sonido se basa en efectos contemplados desde el duro trajinar de guitarras al mango, melodías que flotan en una constante sumando mensajes que desde sus letras se direccionan sobre diversos viajes: deseos, trabajo, esperanza, respeto y ruedo.

En la previa, se pudieron apreciar obras del grupo Formas Informales, conformado por Guillermo Gallotti, Martín Dates y Boris Barbieri. El espacio del Club Los Naranjos contó con proyecciones audiovisuales y cuadros basados en mensajes conceptuales desde la óptica del arte contemporáneo. Además, hubo un stand con libros de Editorial Cien Km a cargo de Alan Dimaro, la nueva edición de mayo de revista El Viaje y fotografías de Jimena Rodríguez y Nico B Mansilla.

Cerca de la una de un sábado de garúas constantes, la banda de capital inició un set que repasó las composiciones de Metamorfosis (2011), entre ellas, “Chico viejo”, “Misiles”, “Agua de mar”, “Duerme niño”, “Hombre araña”, más un cover áspero de “Hey bulldog” de Los Beatles.

En poco más de una hora La Grulla dejó en el aire sonidos sobrevenidos en influencias de las bandas con rock de pura cepa, un recorrido setentoso que se expande hasta llegar a los movimientos sonoros más actuales. El Vuelo de la Grulla, está conformado por los hermanos Cardero, Roger (batería, ex Piojos) y Fernando (bajos y coros), más los arreglos vocales de Guillermo Cudmani, quien despliega grandes solos de guitarra que le dan el toque power a la banda y Germán Parise en viola y teclados.

Protoplasma 2

Protoplasma cerró el Ciclo de Bandas Naranjo en Flor.

Protoplasma, culminó el Ciclo de Bandas con una lista que inició con el instrumental “Bienvenidos”. Luego, sin calma, pasaron “Letargo” y “Otoño” que abren Energía invisible, más “Jardines de silencio”, balada rockera que da cuenta del médium entre el sonido hard en los riffs de sus temas y la sensibilidad que atraviesa el andar de Protoplasma.

Gastón Colombo (voz y guitarra), agradeció compartir la fecha con El Vuelo de la Grulla, “banda que conocimos en el teatro Ópera de La Plata hace un tiempo. Después de varios meses de aquel primer show, podemos hoy tenerlos como invitados”. En referencia al circuito que transita la banda local, dijo: “Este tipo de movidas se deben gestar para que el rock de acá se pueda proyectar”.

La mitad del show, contó con temas como “Nawal”, “Luces que no vemos” (con luminotecnia de Mariana Lacoste), “Motivo por el cual existo”, “Sin nombre” de base sólida entre Diego Pippo (bajo y coros) y Pablo Catalano (batería), para continuar con “Manifiesto”. Sobre el final, sonaron “Sueños hechos realidad”, composición del guitarrista Pablo Arévalo, “Solos” y para cerrar bien al palo “Sol” y de Pescado Rabioso “Post-Cruxifixión”.