sorolla

La última vez que están

Por Oscar Ghozo

Están los que el azar los choca contra un árbol y están los que un tumor de mierda les rompe las pelotas. Están los que de viejos se quisieron morir joven y están los que un chuchillo les revuelve las entrañas. Están los que le fallan al amague suicida y están los que mueren solitarios en el tiempo del olvido.

Están los que durmiendo se despiden en un sueño y están los que ni alcanzan atarse los cordones. Están las que se van cuando dejan otra vida y están los que se mueren solo para que les prendan una vela. Están los que las balas le revientan todo el pecho y están lo que se pasan de sustancias salvadoras.

Están los que el hambre se los come a ellos mismos y están los que empachados dejan herencia a boludonas. Están los que ya saben y te dejan una cartita y están los que acompañan al amor que se les fue. Están los que se atragantan con el hueso de un pollo y están los que se ahogan por alejarse de la orilla.

Están los que encerrados prefirieron morir libres y están los que votan hace tiempo enterrados. Están los que bien vivos parecen bien muertos y están los que muertos recordamos como vivos.

(de la edición Nº 18, abril 2013)

Ciclo naranjo en flor

Se viene el Ciclo de Bandas Naranjo en Flor

En el marco de la gira presentación de Energía invisible, Protoplasma sonará junto a El Vuelo de la Grulla en el Ciclo de bandas Naranjo en Flor. La cita es el sábado 18 de mayo en el Club Los Naranjos (Sarmiento 356, Lobos) desde las 23 hs..

Ciclo naranjo en flor

Artistas invitados: Formas Informales/Alan Dimaro (dibujante de Ed. 100 Km)/ Revista el viaje/ Remeras Mapache.

Anticipadas $25 en Colombo diarios y revistas (H. Yrigoyen y Arevalo), Andale Wey (Ayacucho 30), Hombres Regalos (Salgado e/ Rivadavia y Alberdi) o por inbox a Protoplasma.

Protoplasma es una banda de rock surgida a comienzos de siglo. Su primera producción discográfica, Energía Invisible, cuenta con nueve tracks puros y compactos de rock canción, donde desarrolla un estilo propio derivado en electricidad espacial y mensajes de deseos concretos. Hacen Protoplasma: Gastón Colombo (voz y guitarra), Diego Pippo (bajo y coros), Pablo Arevalo (guitarra y coros) y Pablo Catalano (batería).

Inspirados en el rock extremo, El Vuelo De La Grulla viaja a distintas velocidades con una intensidad que encuentra la calma en múltiples capas sonoras. “Metamorfosis” es el nombre del álbum debut lanzado en Noviembre de 2011 de forma independiente. Canciones con espíritu de power trío influenciadas por los años 70’s 90’s y 2000. El vuelo de la Grulla son: Sebastián Roger Cardero (batería), Fernando Cardero (bajo) y Guillermo Cudmani (voz y guitarra).

Más info en: www.protoplasmarock.com.ar

Mafalda 1

La SOPA que nos quieren hacer comer

La Ley Sopa es un proyecto de Ley norteamericano que quiere resguardar y controlar los intereses de grandes industrias del entretenimiento en internet como EMI, Warner Music, Sony y Universal Music. De qué trata ese asunto de prohibir lo que compartimos en la web.

Por Facundo Cottet*

La historia es en algunos casos matemática: es decir, sus resultados siempre son iguales. Cuando los que tienen el poder se reúnen nunca corre un aire normal; los poderosos son diez quince o veinte como mucho, y de las decisiones finales de ese grupo recaen consecuencias en millones de personas, en este caso millones de usuarios. Pero esa categorización -la de usuarios- no significa la inexistencia de derechos y, detrás de cada usuario hay en su extensa mayoría personas.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas proclama en su artículo 19 que “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Difusión, de eso se trata y ese el punto principal que ataca la llamada Ley SOPA.

La Ley Sopa (Stop Online Piracy Act) es un proyecto de Ley presentado al congreso norteamericano el 26 de octubre del 2011 para resguardar y controlar los intereses de las grandes industrias del entretenimiento en internet (EMI Music Publishing, Warner Music Group, Sony Entertainment, Universal Music, son algunas de ellas). Su autor es un muchacho llamado Lamar Smith, un congresista republicano (al igual que la familia Bush) que representa al condado de Texas y quien no es más que un mero eslabón de la cadena de la industria, el alfil de los villanos en esta partida. Este proyecto de Ley provee la facultad a las empresas de cerrar los páginas web que ellos creen que están infringiendo sus derechos de autor y marcas comerciales.

El mecanismo de censura funciona de la siguiente manera: estas empresas dan aviso a los servidores de los sitios que dichas páginas que están bajo su prestación rompen los supuestos derechos de propiedad intelectual dándole un lapso de 5 días para bloquear la página sin la necesidad de presentarse ante cualquier tribunal.

Lo mismo ocurrirá con la transferencia de archivos, es decir si bajamos música armamos un blog para descargar los discos que nos gustan o simplemente ponemos en Facebook un enlace de YouTube (uno de los principales damnificados en la contienda ya que se trata de contenidos generados por los usuarios) los servidores deberán revelar los IP de las computadores (el IP es una etiqueta que identifica un espacio de conexión con otro, es decir la identificación única de un equipo) apropiándose de la facultad de cortar la conexión de dicho IP a la red.

Aunque en realidad lo que estaríamos haciendo es copiar una información y transferirla. Sólo por eso nos podrían cortar nuestra conexión a internet por más que como usuarios nunca le vamos a hacer nada a ese disco, película o material que va a seguir existiendo en su versión original. Esa pena aparece como la más leve, con un poco de mala suerte nosotros que transferimos archivos con información registrada podríamos ir presos.

Aunque la LEY SOPA se encuentra actualmente en suspenso y siendo analizada dado el masivo rechazo que tuvo por parte de la comunidad virtual y de los sitios más populares como Google, Facebook, YouTube, Wikipedia o Twitter, de este panorama surgen algunas preguntas. ¿Qué tiene que ver una ley gringa con nosotros que estamos al sur y lejos de todo esto?

Los servidores de las páginas, los que suben la página que nosotros armamos para difundir cualquier información producen sus servicios casi en su totalidad desde Estados Unidos y la aprobación de esta Ley les cae con todo el peso. ¿Internet dejaría de ser lo que es actualmente si se aprueba esta Ley? Sí, hoy en día Internet es un espacio de libre de transferencia en contenidos y opiniones donde se mantiene el anonimato. Esta condición permite en situaciones de persecución en –por ejemplo- gobiernos totalitarios la difusión de otras voces. El anonimato dejará de existir con La Ley SOPA.

Más allá de este proyecto ya se realizaron diferentes ataques al mundo de transferencia de archivos en la web y el 19 de enero de este año el servicio de la web Megaupload fue cerrado por el FBI y sus miembros detenidos más allá de que la empresa esté radicada en Hong Kong. Este servicio gratuito alojaba el cuatro por ciento de la información total que circulaba en internet que hoy por hoy está confiscada por la Oficina Federal de Investigaciones del Tío Sam.

Las cosas no se presentan de la mejor manera, pero en la unión de todos los usuarios está la resistencia a la censura y el control que se esconde en una supuesta defensa de derechos de poderosos grupos económicos que ven como su industria del entretenimiento está cayendo a pasos agigantados en internet.

Es por ello que se agrupan para ponerle fin a la era de libre circulación de información. Estados Unidos siempre obró “en nombre de la libertad” y ahora mientras escucho el fin del disco de Pappo Volumen 1 que bajé tiempo atrás de Megaupload y el Carpo pregunta “¿Adónde está la libertad?”, no aparecen respuestas a futuro.

*Estudiante de la carrera de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, productor radial y redactor del sitio de noticias platense LetraP.

(de la edición Nº 5, marzo 2012)

La mentira, manotazos patrioteros.

Los mensajes de la guerra

Un repaso por los envíos informativos de los medios en plena batalla en las Islas Malvinas, nos deja en claro en cómo el manejo de la información imparte e intenta dominar desde siempre eso que las teorías señalan como la insidiosa opinión pública.

La campaña oficial en los medios.

La campaña oficial en los medios.

El recorte de aquellas informaciones en medio de la contienda dejan ver hoy grandes desfasajes en el tiempo si tenemos en cuenta la evolución en los modos de desarrollo del lenguaje audiovisual, aunque sigan teniendo los mismos objetivos: manipular o poseer la atención de gran porcentaje de la población. Cierto es, entonces, que los años han hecho que en la actualidad creamos percibir de un modo menos inocente esos flujos de información/publicidad/política.

Esta perspectiva actual nos posiciona como espectadores atentos o desconfiados. Desde cada rincón en la apuesta e intereses en juego, las informaciones carecen de un carácter inocente, pese a que sea presentado con las más puras palabras del lenguaje, sólo responden a intereses económicos, culturales, de clase, de pertenencia. Allí, eso que narran —interpretado desde una perspectiva de clase y cultura— se deshace a cada segundo. Encausado en la misma constelación, los episodios cuentan con el aporte de usuarios de las redes sociales, que se circunscriben en el andarivel de lo poco comprobable (en cuanto a criterios de credibilidad) y, a su vez, como fuente irrefutable de los protagonistas, sean funcionarios políticos, deportistas, artistas, o solo víctimas de ese pantallazo de una realidad —más aún— recortada en 140 caracteres. Por ende, en muchos casos, esa realidad que acontece se vuelve más cercana, familiar, cierta.

En la nota Lo que ya fue y lo que hay, Gabriel Cerrutti se pregunta “¿De qué nos hablan los medios?”, y destaca que “la noticia es el acontecimiento y no el proceso, las buenas noticias no son noticias, los medios construyen una realidad de acuerdo a los sucesos disruptivos. (…) Tan fuerte es esa máquina de construcción de vidas paralelas, que muchas veces la realidad termina pareciéndosele. O, en otros casos, la vida sigue como todos los días, aunque parecemos convencidos de otra cosa” (Revista Maíz, dic. 2012).

En ese meollo entre los que luchan por imponer verdades, visiones y análisis, el factor que más requiere de los medios de comunicación, son los miembros que pertenecen a la cara visible de la política. En su libro de ensayos Guerra y Paz en el siglo XXI (2006), Eric Hobsbawm apunta que “los titulares, o mejor dicho, las irresistibles imágenes de la televisión, son el objetivo inmediato de todas las campañas políticas, porque resultan mucho más efectivas que la movilización de decenas de miles de personas. Y porque, desde luego, es mucho más fácil emitirlas que activar a la gente”.

Siempre ganar

En las imágenes del discurso de Leopoldo Galtieri, con una Plaza de Mayo colmada, se puede observar la euforia, el patrioterismo de salvataje, el chauvinismo más solemne. Las tapas de los matutinos más importantes del país comenzada la década de 1980, fueron quienes comunicaban los objetivos resguardados en la soberanía al precio que fuese de parte de una deteriorada cúpula militar al mando de un teniente general con bravuconadas etílicas.

En La tipografía de plomo —Los grandes medios gráficos en la Argentina y su política editorial durante 1976-1983— de Martín Malharro y Diana López Gijsberts, desdoblan el rol informativo durante dicho proceso. “Los grandes medios fueron los principales cómplices. Paradojalmente, mientras la Argentina estaba conceptuada como uno de los países más informados de Latinoamérica, por la cantidad de medios masivos de comunicación que poseía y la cantidad de lectores que ellos congregaban, era uno de los países más atomizados en cuanto a información verdadera se refiere”.

La campaña mediática a resguardo de las ineficiencias de los que comandaron el ejército se deslizó en breves spots con alegorías a la unión entre argentinos, un ‘a seguir’ que todo continúa desde su cauce lógico/normal, con el mensaje de “Argentinos, a vencer!”. Durante el conflicto en las islas, se emitieron a diario.

Uno de los spots arenga en off: “Vamos argentinos, vamos a vencer. El futuro sigue su camino. Argentinos a vencer”, junto a imágenes de la guerra, el despegue de un avión de la Armada Argentina, un giro en el aire de un Mirage, barcos de guerra, una mujer que dona sus aros de plata ante las cámaras, una imagen de un trigal agitado por el viento, un tractor arando la tierra, para finalizar con un primer plano a un pulgar en señal de “todo ok”. Con el mismo tono, otro emitía: “Ganemos la batalla en todos los frentes. Cuando el enemigo acecha, hay que esperar pacientes el momento de actuar para no errar el disparo. Saber esperar, es saber luchar”. En la imagen se puede ver a un león —representando al enemigo— apuntado por una mira telescópica que lo sigue hasta el final.

Dicha muestra, contexto de un episodio fatídico para el acontecer de la República, sólo se denota desde la actualidad como una manipulación víctima de las inyecciones de descreimiento, en busca de ese gol que salvara el campeonato. Cada quién que lo vivió en vivo y en directo sabrá de qué lado de ese acontecer presenció cada imagen, cada verso. En todos los casos, podemos confirmar que hoy, la redacción mediática estriba la materia que se explaya desde muchas ventanas, pero a la luz de otros ojos, los nuestros.

(de la edición Nº 18, abril 2013)

Foto Ignacio 1

Viajo observo escribo

Alternativa Turismo es un espacio en el que Ignacio Suárez refleja las memorias de sus viajes a través del territorio argentino. Así, los recuerdos tienen un lugar visible y su escritura se abre como un ala donde se ancla la experiencia y la elección de una vida con el bolso a medio armar.

Foto Ignacio 1

Una noche de abril, Ignacio Suárez, creador del blog Alternativa Turismo, se acercó a el viaje: “Hola, Gente. Les paso mi blog para que pasen y viajen. Escribo sobre diferentes experiencias vinculadas al turismo y la gente, cosas que fui viviendo en la actividad que elegí”.

Paseamos por la página y nos encontramos con un bello escrito publicado el 4 abril, que en la mitad dice: “El camino se fue dando, y ya estoy en este viaje”. A ver…

El Camino

Al lado del camino, se ven pasar las cosas, las vidas, las oportunidades, todo. Pero hoy, decidí seguir el camino, caminarlo, recorrerlo, tropezarme, caerme y levantarme. Creer que llegué a la meta, equivocarme y seguir. Pagar peaje, tener un control policial, agarrar un desvío, volver. Caminos de ripio, de barro, autopistas, rutas sin señales. Todo lo que pase en este camino que elijo, me va a servir. Todo va a ser para crecer, para seguir creciendo.
El camino se fue dando, y ya estoy en este viaje.

Trabajar con “los pibes” es aprender, no solo enseñar. Descubrir que el Turismo puede ayudar y mucho, ver lo malo y lo bueno, inventar nuevos modelos de cambio…

Ver la realidad, y pensar en cambios que sólo los beneficien a ellos, a la naturaleza, a la cultura, a la gente… Arrancamos el segundo año de la Tecnicatura Social en Turismo Sostenible de Fundación Valdocco; muchas ideas, muchos sueños, un gran desafío personal.

Más en www.alternativaturismo.blogspot.com.ar

(de la edición Nº 7, mayo 2012)

Canoa, Ecuador, Sudamérica

Crónica de viaje: Canoa

Por Juan Ignacio Babino

 Sudamérica

Canoa, Ecuador, por JIB.

A eso de las dos,tres de la tarde empiezan a asomar, empiezan a besar la arenosa costa de la ciudad. Aunque en realidad desde un buen rato antes se otean allá a lo lejos; allá, bien contra el horizonte, aunque de cuando en cuando las olas cercanas a la costa las ocultan de la vista. Entonces, a eso de las dos, casi tres de la tarde regresan las lanchas. Bien temprano en la mañana han despuntado de espaldas a la costa, cuando el sol es apenas un ramillo tenue desde el otro extremo; en busca de la pesca, en busca de esa fortuna cotidiana que no sólo será su plato fuerte -¿o acaso el único?- de la noche sino que también, quizás, puedan vender algo y así obtener unos mangos, unos pesos, unos dólares extras, aquí en la ciudad.

Angelito, Willi, Carolina, Los 4 hermanos, Corazón de Jesús. De a una van llegando a la costa. Aquí, en la costa, en la costa de esta ciudad, algunos niños juegan a la pelota. Pero ni ellos se lo creen. Es sólo un pasa tiempo para que mengüe la espera. Se les nota en la jeta, se les nota en el indisimulado desgano con que patean la pelota, se les nota en el fastidioso gesto que escupen cuando alguna amaga a llegar y sigue de largo, para el lado de la bahía o simplemente se va lejos. Se les nota en cada vistazo que echan para el lado de ese gigante, esperanzados en que alguna esté ya bien cerca. Porque ahí, cuando por fin alguna besa la costa, la pelota queda olvidaba por allí, a la sombra de alguna vieja cantina o cevichería y todos se lanzan como si fueran pirañas atacando su mejor presa, a ayudar a acarrear la lancha a tierra firme.

Primero se apaga el motor y con el último envión, los pesqueros hacen girar la pequeña embarcación para que quede proa hacia el horizonte, esperando la próxima partida de cara al mar, que seguramente será mañana por la mañana o a mas tardar, pasado mañana. Cuando ya el envión de las olas no empujan mas a la lancha porque ya apoya demasiado sobre tierra firme, sobre la húmeda arena, dos son los que van y traen un par de largos troncos cilíndricos, como si fueran dos lápices enormes, y los ubican a lo ancho, a ambos extremos de la lancha, para que oficien de ruedas y la embarcación gire sobre ellas. Los niños, a esta altura ya colgados de los bordes de la lancha ayudan a empujar a Willi o Carolina o a Los 4 hermanos o a Corazón de Jesús.

Algunos se animan a ayudar a arrastrar los grandes troncos, otros alcanzan los pescados por aquí o por allá. Cuando empujan todos, juntos parecen hormigas alzando un buen pedazo de miga o de hoja. Los pies de los pescadores, que rápido se mueven para ya acabar con la jornada del día, muestran gruesas las venas, como si se hubieran untado apenas con brea y trazado allí un recorrido singular, como si dibujaran en esas, sus piernas, el destino de los niños que dejaron ya de jugar a la pelota y son por unos segundos, pescadores como sus padres.

(Ecuador, Sudamérica, 2012)

(de la edición Nº 18, abril 2013)