adiós

El adiós…

Por Fernando Negro

El cristal rompe en mil pedazos
cuando tu voz se cuela en la mañana,
no queda mas remedio que caminar
rezando para que en el camino,
no puedas adueñarte de lo que queda.

No hay mochila
donde pueda llevarme tus besos,
o esa hoja de menta
que adornaban tus labios en el amanecer.

Todo queda atrás,
como la luna
reflejando tus pechos
al compás de la noche,
como las nubes de nicotina
que dibujaban tu boca
al borde de la cama.

Todo fue jamás será,
como el maquillaje
que se descascara
en la escarcha
de una mañana de junio,
cuando por última vez
cerré la puerta de mi alma
y dije adiós
aun sabiendo que no será para siempre.

Más en: www.fernandoezequielnegro.blogspot.com.ar