Por Nico B Mansilla

Y a rodar la vida

Desde hace poco más de un año, el predio Skate Park Lobos es un nuevo punto de encuentro de jóvenes en la ciudad. Ahora con iluminación y muchos más practicantes, se abre como el lugar dónde aplacar la intensa rutina.

Por Nico B Mansilla

Por Nico B Mansilla

Antes, bikers y skaters ocupaban espacios no aptos para practicar los saltos que tanto los mantiene en forma, esos saltos que les permiten asentarse en un estilo de vida en dos o en cuatro ruedas. Una noche de abril, los bikers Juan Cruz Gómez y Santiago López y Santiago Santos (long board), pasaron por el Mono Tremendo para conversar sobre la actividad que los tiene día a día transpirados, raspados pero unidos. La charla giró en los deseos, las esperanzas y las ganas de sumar más para ser más.

Cuando no había Skate park: ¿Dónde practicaban?

Juan Cruz Gómez.: En la calle, en montañas de tierra que tratábamos de construir pero que siempre terminábamos en las malas, se destruían en seguida. Íbamos a otros lados, viajábamos demasiado.

Desde que se iluminó el Skate Park: ¿Hasta qué hora se puede ver gente volando?

J.C.G.: Todos los días hasta la una de la mañana, pero estamos preparándonos para que sea toda la noche, por problemas de seguridad, porque algunos desconsiderados rompen botellas sobre la pista. Pasaba más antes, cuando no había iluminación.

¿A qué edad empezaste con la bici?

Santiago López: Hace diez años, a los dieciséis. De los diez años, hace ocho que voy a la Municipalidad a pedir la construcción de la pista. Por suerte, hace más de un año se dio y esperamos que se desarrolle en el tiempo, por eso lo aprovechamos y cuidamos a pleno.

¿Qué es lo que los lleva a sentir que van a hacer esto toda la vida?

J.C.G.: Aparte de ser un deporte la bici, es un estilo de vida: la música que escuchás, cómo te vestís, la gente con la que tratás.

S.L.: A diferencia de otros deportes, la bici o el skate no es una constante competencia, sino que se da a partir de la amistad, el compañerismo. Eso es lo que atrae a mucha gente, porque al no haber competencia, se puede compartir más. La mayoría de los que lo practican es porque le gusta, porque es un deporte muy difícil, entonces, eso hace que te metas a full, porque más cuesta. Yo ahora estoy quebrado en la rótula, me quebré hace poco. Hace diez años que ando, sé que es peligroso, pero eso se da hasta el punto en que uno se cuide o no.

Santiago Santos: En realidad, pasé de andar en bici, me golpeaba demasiado, empecé a probar con el skate, pero al tener que cuidarme por el trabajo, decidí no abandonar la actividad entonces me dedico al long board (tabla larga para andar), que se puede practicar en el Skate Park. Lo voy a hacer mientras pueda.

¿Cuántos son entre todos (bikers y skaters?

S.L.: En total, seremos treinta. Hay muchos chiquitos de 14 ó 15 años que también se coparon y van todos los días al Parque a practicar. Hace uno o dos años que andan y tienen un muy buen nivel, gracias al Skate Park.

¿Qué tiempo le dedican semanalmente?

S.S.: Es cuestión del esfuerzo diario que uno le pone: si tengo ganas voy, sino lo dejo para mañana, porque el espacio está siempre, y si no llueve se puede andar.

Ahora el Skate Park es más conocido en otros lados…

J.C.G.: A todos los lugares que vamos siempre nos felicitan por el Skate Park que tenemos. Muchos conocen la ciudad gracias a esto.

S.S.: Sobre todo la juventud. Todos los que practican estos deportes tienen ganas de conocerlo, de venir a compartir la actividad. En otros lados, por lo general, las pistas son lugares privados, que están en medio de las ciudades, techados. El de acá tiene aire libre, árboles, es distinto.

S.L.: Muchos de los que vienen de afuera se quedan sorprendidos por lo que es el Skate Park, el Parque, la tranquilidad que hay acá en Lobos. La mayoría, llegan en sus vehículos o en tren y a veces se quedan a pasar la noche en Lobos, sobre todo por la tranquilidad de la ciudad. En Capital u otros lugares, eso no se puede hacer porque tenés que manejarte en grupos o tener más cuidado.

(de la edición Nº 20, junio 2013)