infierno_olla

Infierno invierno

Por Nicolás Bernal

Qué tiembla tanto al irse tu peso,
en el infierno invierno que provoca mi respiración.
No me hace mal, ya estaba mal,
no hay amigos que me vengan a salvar.
No voy a saltar pero tengo ganas,
hay alternativas, ya es de día,
que melancolía, la mía es muy fina
comparada con la mierda que deja tu espina.
El infierno invierno no parece muy tierno
y los venenos no matan insectos.
Esta todo podrido este cerebro
y mi partida deja de ser un misterio.
Lloran las narices, parten los eternos,
estoy vacío, en la soledad perdido.
Ya no quiero mas, pido ayuda a gritos
pero nadie me escucha, están todos dormidos.
El café no pasa y se pasa de largo,
debe ser un sueño o el celular apagado.
En el infierno invierno ya no es noticia
mi paladar sin gusto.
“Que justo es el tiempo perdido
consumido por caprichos del olvido”
Es mi sed que atora todo el mal vencido,
sueno poco convencido entre paredes que ahogan.
Y ahora lloran estas penas de venas abiertas
por estar mucho tiempo aburrido.
Hago lo que puedo,
estoy gritando auxilio,
nadie pasa a verme,
solo la mente intoxicada.
Solamente.
Las calles vacías,
la tierra mojada,
siento su olor tan rico y me siento otra vez amenazado.
El infierno invierno hierve en llamas doradas.
La cama no me llama,
la población tampoco,
estoy temblando.
Creo saber un poco lo que está pasando.

Dame balas para el corazón
o un cuchillo para apuñalarlo.
No quiero mas esta oscuridad.
Es difícil explicártelo porque los latidos no alcanzan para vivir.

Me quiero congelar en el infierno invierno,
en el último infierno invierno,
en el único infierno invierno de mis tinieblas…

Más en el blog brevestiemposraros