nota JMC

El verbo no es “recordar”

nota JMC

Por Juan Marcos Chiramberro*

La mayoría de las definiciones enciclopédicas coinciden en la idea de que “recordar” significa “traer algo a la memoria”. Si algo se trae a la memoria es porque ese “algo” no está presente. Es decir, “recordar” supone la situación de “no tener algo presente”, o lo que es peor, “recordar”, supone la acción de “haber olvidado algo”. Entonces, comenzaremos diciendo que no hay nada, hoy, para recordar. La mayoría de las definiciones enciclopédicas defienden la idea de que “conmemorar” significa “recordar un determinado acontecimiento o persona”.

Entonces, si “conmemorar algo o a alguien” presume la acción de tener que recordarlo, “conmemorar”, supone la acción de “haber olvidado algo o a alguien”. Entonces, más que nunca, debemos decir que hoy no hay nada que conmemorar. Sería propicio exponer que los argentinos vamos a poder recordar y conmemorar un 24 de marzo el día en que la historia pueda ser contada bajo la estructura narrativa clásica de un texto literario, con un principio, un nudo y un desenlace. Mientras esa historia no tenga un final, seguiremos siendo protagonistas, como sociedad, de la novela más dramática y sangrienta escrita desde aquel 25 de Mayo de 1810.

Todavía, hay madres y abuelas que salen todas las mañanas con fotos, documentos y papeles en sus carpetas para presentarse en tribunales, en organizaciones sociales, en hospitales, en escuelas, en iglesias, o en la casa de algún vecino, con la única esperanza de poder cerrar esta historia, de poder recuperar y pedir por los 37 años que les fueron robados.

Todavía hay hermanos, muchos que ya pisan los cuarenta, que se suben todas las mañanas a algún colectivo en Plaza Italia, o que miran cara a cara a todas las personas que se cruzan en las tribunas de Gimnasia y Estudiantes, con la única expectativa de encontrar algún rasgo que les sea familiar en algún rostro ajeno. Todo eso, para poder cerrar esta historia. Todavía hay organizaciones que luchan todos los días (todos los días, todos los días) para que se siga avanzando en las investigaciones que por tantos años fueron trabadas en la Justicia en consecuencia de las más variadas conveniencias políticas.
La memoria es una de las funciones más complejas del cerebro, funciones que nos permiten poseer la facultad de codificar, almacenar y evocar información y sucesos del pasado.

Pero tener memoria social no es livianamente recordar lo que pasó. Tener memoria social no es simplemente conmemorar un hecho como si se tratase del triunfo o derrota de una batalla en épocas de revoluciones independentistas. No al menos para esta historia. Tener memoria social no es recordar a alguien como si se intentara homenajear el legado dejado por algún pensador de grandes influencias políticas. Tener memoria es tener conciencia.

Tener memoria es tener conciencia de lo que pasó. Tener memoria social es resignificarse como sociedad. Tener memoria es hacer. Tener memoria es actuar. Tener memoria es decidir, es cambiar, es luchar.

Desde las primeras horas de este domingo se han podido observar a miles de personas, en todo el país, saliendo a las calles a manifestarse, a exponerse, a cantar, a bailar, a pintar, a caminar de la mano, a mostrar banderas y remeras, a contarles al mundo que al pueblo no lo pueden hacer desaparecer.

Pero esas miles de personas no han salido a recordar, no han salido a conmemorar, sino que han salido a hacer, a crear, a seguir intentando, a exigir, a pedir, a demostrar que la memoria es identidad, a demostrar que tener memoria es tener ideas, a demostrar que tienen memoria no quienes saben narrar el pasado sino quienes saben lo que quieren a futuro.

Se podría, tal vez, en algún futuro 24 de marzo, recordar todos los hechos nefastos y macabros que tuvieron lugar desde aquel día. Se podrá, entonces, volver a hablar del Plan Cóndor, de los 30 mil desaparecidos, de la Escuela de las Américas, del Mundial ‘78, de Malvinas. Pero esas historias tomarán forma de historias cuando realmente se las logre cerrar como historias, cuando todo y todos estén donde tengan que estar. Mientras esto no sea así, el verbo no es “recordar”.

*Periodista y docente en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP.

(artículo de opinión de la edición Nº 21, julio 2013)

Obra en hierro de Bocha Miracca. Por NBM.

Esperá sentado

Obra en hierro de Bocha Miracca. Por NBM.

La idea no es cambiar el mundo, sino pensar en cómo sobrevivir en el andar. Así, la cosa aparece como utópica, que no quiere decir que sea impensable, porque la marca es ésa: dejar las huellas atrás, recordándolas pero sin contarlas más que en las buenas ocasiones. Hacer frente a eso que se presenta de modo negativo, que transporta maldades, mentiras, resignación.

La actualidad mediática nos viene atravesando desde hace varias semanas con el caso Ángeles Rawson, donde parece que el flujo informativo es cada vez más importante que la verdad recobrada/esperada por su valor de incomparable, simbólica, procaz, efímera en el acontecimiento. No hace falta más que mirar y observar cómo las transmisiones en vivo reproducen los hechos que mucho distan de ser reales en tiempo y espacio, porque no son más que especulaciones.

Esto conlleva a suponer que aquello que se diversifica como presumiblemente real se ve envuelto en el traspaso, que no es más que aquel que se evidencia dentro de los círculos de las elucubraciones que sólo confunden, sin ningún objetivo más claro que aquel que se da como veraz pero sufre de argumentos.

En principio, el asesinato de la joven se destacó como un caso de inseguridad. Luego, las miradas fueron por encima de su padrastro, indicado como el principal sospechoso. Después, una vez apuntado el crimen hacia el portero Mangeri. Abogados, un taxista, vecinas entrometidas, la mucama, la esposa de, no falta nada. Todos queremos saber quién fue, pero en el precio de un derecho a estar informados, lejos de la cuota de entretenimiento.

Claro que no es fácil negar la historia de los casos policiales en la Argentina, pero todo cambió. El pasado llenaba de sangre los titulares, hoy, no hace falta abrir el diario, porque la capacidad visual atrapante de las pantallas dejan en clave aquello que en el pasado se masticaba preciso.

El desarrollo de esa medianía, nos contrae al aburrimiento, al descreimiento, a la soberbia de creer que todos tenemos razón por ser parte latente de algo que ocurre en otro lugar. Verlo por la televisión no le da signo de creíble, pero sí convence: está ahí, en tiempo real.

Lo dice el periodista de la tele, lo escuchamos con nuestros propios oídos, nadie me puede contar aquello que veo desde mi. La era de la comunicación, la era de lo efímero, el tiempo de lo veloz nos encuentra en desventaja. La salida es escapar, la señal es no esperar sentados.

(editorial Nº 21, julio 2013)

elviaje-julio2013

Mañana sale el viaje Nº 21

Conseguí la edición de julio en los lugares de siempre. Esta vez, viajamos por “Un año en el mundo”, el segundo libro de cuentos de Álvaro Nigro.

elviaje-julio2013

Portada el viaje Nº 21

Julio indica que ya pasamos la mitad del 2013, por eso, el plan es seguir en el camino por letras que nos hacen viajar sobre reflexiones de ayer y de hoy.

En Miradas congeladas, publicamos dos producciones: “Travesura a bordo” de Maie Rey y “Palometa” de Martín Dates.

Además, dos artículos de opinión: “Modos de in-conclusión” (por FPM) y “El verbo no es recordar” (por Juan Marcos Chiramberro).

En Ayer nomás, Mauricio Villafañe cuenta detalles de las sendas de la revolución cubana con “Cuba libre”.

En nota de tapa, Nigro adelanta detalles de su segunda producción literaria y Estefanía Bustos, una reseña de “Un año en el mundo”.

En Encuentros, cuatro textos: “Mujer Latina” de Oscar Ghozo; “Ilusión” de María Mansilla; “De amores” por Estefanía Bustos de su libro “Poesía ente” y “Amigo” de poyodelobos@.

En Paseos, “Luna en la oscuridad” y “Shopping disco zen” en Instantáneas cotidianas.

Antes del final, una nueva sección, Desde la tribuna, a cargo de Tomás Gianandrea con “Sobre ruedas”, haciendo un balance del ciclismo en Lobos.

Para finalizar, un nuevo capítulo de Cabrón de Alan Dimaro en “Tributo a El Principito”.

Más novedades en FB: Revistaelviaje Sumacultura

camino

Es largo el camino…

Por Fernando Negro

Brota del silencio,
el clamor del alma,
dormido en las arenas del desierto.

Nuestro miedo,
fue tejido por la indiferencia,
es largo el camino,
aun arrastrándose,
la luz al final,
parece estar frente a los ojos…

Las cadenas se rompen,
si el deseo doblega al penitente,
hay manos
capaces de tocar
la cara oscura de la luna,
por una gota de felicidad…

El alba hace malabares,
para desafiar a la noche,
un pestaneo,
y la soledad puede devorarse al mundo…

Más en el Blog fernandoezequielnegro

(de la edición Aniversario 1, noviembre 2012)

foto aborto

Decisiones

La legalización no implica el incremento de abortos, como una especie de “moda”, sino que significa brindarle los medios para una intervención segura a aquella mujer que ya tiene una decisión tomada y piensa llevarla a cabo de todas formas.

foto aborto

Por Luciana Martínez*

El 1 de noviembre de 2011 año se abrió el debate en el congreso sobre el aborto, siendo un tema bastante polémico y movilizante el trato que recibió por parte de los medios de comunicación con más audiencia, que oscilaron entre lo nulo y lo superficial. Claramente, se trata de un tema que incomoda a la hora de definir abiertamente una posición al respecto, por temor a la condena pública.

Para hablar con más información, es necesario puntualizar que actualmente en Argentina la irrupción voluntaria del embarazo o aborto inducido, es considerado un delito descripto en el título I, capitulo I “delitos contra la vida”, del Código Penal Argentino, que por otro lado, establece excepciones a su punibilidad:

*En caso de que se haya llevado a cabo para evitar el peligro de la vida o la salud de la madre, y que este peligro no pudiese haber sido evitado por otros medios.
*Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una persona idiota o demente (sobre este punto se debe resaltar que en la práctica los fallos de los jueces demoran tanto que resulta imposible realizar la intervención, ya que a esa altura los embarazos se encuentran muy avanzados).

Despenalización/legalización

Para entender qué es lo que se reclama, hay que diferenciar la despenalización de la legalización del aborto. La primera implica la derogación de los artículos del Código Penal que lo tipifican como un delito, para que las mujeres que recurren a esta práctica no sean sancionadas legal, moral y socialmente y sólo debieran castigarse los abortos realizados contra la voluntad de la mujer.

La legalización significa modificar Leyes, pero sobre todo diseñar y ejecutar políticas públicas, para que el aborto sea realizado en hospitales públicos y obras sociales de manera segura y gratuita para quienes no tienen otra cobertura de salud, como parte de las diversas prestaciones que debe asegurar el derecho a la salud integral de las mujeres. Esto no implica el incremento de abortos, como una especie de “moda”, sino que significa brindarle los medios para una intervención segura a aquella mujer que ya tiene una decisión tomada y piensa llevarla a cabo de todas formas.

Hay una realidad, y es que las complicaciones por abortos inseguros son la principal causa de muerte por gestación en Argentina desde hace más de veinte años, sobre todo entre las mujeres más pobres, e incrementándose en los últimos diez años la tasa de mortalidad materna. Por lo tanto, es necesario apalear el problema existente dejando de criminalizar a la mujer y brindando aptas condiciones para que esta práctica, independientemente de cuáles sean los motivos personales que la impulsen, se realice de manera segura.

Porque nadie tiene derecho de ninguna manera a decidir sobre la vida y el cuerpo de quienes han decidido irrumpir un embarazo. No se trata de nuestras creencias, sino de respetar su libertad de elegir. Y muchas de las personas que insisten en defender esa vida intrauterina, luego del nacimiento muy poco les interesa bajo qué condiciones se desarrolla esa existencia y de la persona que fue obligada a gestarla y darla a luz. En tanto, la penalización del aborto es, además de una violación a los derechos de las mujeres, una injusticia social, porque pagan siempre las más pobres**.

* Estudiante de la Facultad de Ciencias Sociales de UBA.
**Fuente: Doc. de Adhesión Facultad Cs. Soc. UBA y sitios vinculados a la temática.

(de la edición Nº 2, diciembre 2011)

infierno_olla

Infierno invierno

Por Nicolás Bernal

Qué tiembla tanto al irse tu peso,
en el infierno invierno que provoca mi respiración.
No me hace mal, ya estaba mal,
no hay amigos que me vengan a salvar.
No voy a saltar pero tengo ganas,
hay alternativas, ya es de día,
que melancolía, la mía es muy fina
comparada con la mierda que deja tu espina.
El infierno invierno no parece muy tierno
y los venenos no matan insectos.
Esta todo podrido este cerebro
y mi partida deja de ser un misterio.
Lloran las narices, parten los eternos,
estoy vacío, en la soledad perdido.
Ya no quiero mas, pido ayuda a gritos
pero nadie me escucha, están todos dormidos.
El café no pasa y se pasa de largo,
debe ser un sueño o el celular apagado.
En el infierno invierno ya no es noticia
mi paladar sin gusto.
“Que justo es el tiempo perdido
consumido por caprichos del olvido”
Es mi sed que atora todo el mal vencido,
sueno poco convencido entre paredes que ahogan.
Y ahora lloran estas penas de venas abiertas
por estar mucho tiempo aburrido.
Hago lo que puedo,
estoy gritando auxilio,
nadie pasa a verme,
solo la mente intoxicada.
Solamente.
Las calles vacías,
la tierra mojada,
siento su olor tan rico y me siento otra vez amenazado.
El infierno invierno hierve en llamas doradas.
La cama no me llama,
la población tampoco,
estoy temblando.
Creo saber un poco lo que está pasando.

Dame balas para el corazón
o un cuchillo para apuñalarlo.
No quiero mas esta oscuridad.
Es difícil explicártelo porque los latidos no alcanzan para vivir.

Me quiero congelar en el infierno invierno,
en el último infierno invierno,
en el único infierno invierno de mis tinieblas…

Más en el blog brevestiemposraros

Guasones en Olavarria

Chica gira con el rock

Tomar fotografías puede ser un escape a la achatada rutina o el camino para inmortalizar momentos. Ana Paula Rossini (24), cuenta sus travesías de lo que denomina capturas de “la gira rock”.

Guasones en Olavarria

Facundo Soto, Guasones, Olavarría 2012.

Hace poco ella se animó a comenzar a retratar las cosas que hoy ocupan un lugar importante en sus días. Contactos con bandas como Guasones o Mancha de Rolando, la condujeron a ser parte de sus giras en el interior de la provincia de Buenos Aires. Hoy, comparte su mirada en la red social e invita a sumergirse en instantáneas desde su óptica joven.

¿Tu inicio en la fotografía cómo fue?

En realidad es todo amateur, lo hago como quien dice ‘por amor al arte’. Todavía no empecé a estudiar, tengo planes de empezar algo este año, pero creo que la mejor escuela fue sentarme y editar con mil programas hasta que encontré mi estilo.

¿Cuáles son tus objetivos al momento de fotografiar?

Me gusta fotografiar ‘momentos’, es decir, cuando nadie observa un movimiento, una mirada o expresión ahí gatillar. Son las mejores fotos, mas allá de que estoy sacando en shows, también ahí encuentro esos momentos para capturar.

¿Cuántas bandas de rock cubriste con tu cámara?

Mi prioridad es Guasones, pero también le saqué a Babasónicos, Los Tipitos, The Missions, Kapanga, Las Pastillas del abuelo y La Bersuit. Ah, y a La Mancha de Rolando.

¿Cubre esto un espacio de relax en vos? en tu perfil hay también cotidianas, de paisajes, en interiores…

Las fotos de paisajes son las idas o vueltas a lugares donde voy a sacarle a bandas. Yo le llamo ‘la gira rock’. Después, las de interiores la mayoría son en mi departamento. Cuando pasan dos o tres días que no tengo la cámara en la mano a algo le tengo que sacar. Y sí, me relaja, es un escape a la rutina.

(de la edición Nº 9, julio 2012)

EL ASESINO DEL TAROT 1

¿Quién es El asesino del tarot?

A través de una novela policial de veintidós capítulos, Nicolás Valmaceda despeja las malas ideas que existen sobre la práctica del Tarot. Antes de su lanzamiento, Nicolás adelantó lo que estrenó en su blog Tarot Signo por Signo. 

El asesino del tarot es una blog-novela creada por Nicolás Valmaceda que fue subida periódicamente a tarotsignoporsigno. La novedad, cuenta con veintidós capítulos cortos en los que “un asesino hará de las suyas y un detective deberá capturarlo”.

Él, concuerda que a pesar de que sea una historia similar a la de cualquier clásico policial, “ésta es diferente: además de un asesino relacionado con el Tarot, la idea es que cada capítulo se vincula con una carta y se va entrelazando siguiendo un camino que se conoce como el Camino del Héroe”. Además, el objetivo es que “cualquier persona lo puede entender debido a que cada capítulo va con una imagen y al leer lo que sucede, se va dando cuenta por qué el capítulo se titula de esa manera”.

En cuanto a la importancia de una historia como El asesino del tarot, explica que “dándose a conocer esta novela se puede desmitificar las ideas erróneas que hay sobre el Tarot, como que son cosas malas o ‘del demonio’. Lamentablemente, lo que juega en contra de los que lo tomamos en serio, es la presencia de personas malintencionadas que se aprovechan de la gente. Creo que publicándose algo sobre esto se puede dar a conocer otra realidad que no todos saben”.

¿Cuándo te nació la idea de hacer una blog-novela como El asesino del tarot?

Fue en un domingo de enero. Estaba aburridísimo y viendo que podía crear para mi blog de tarot. Entonces, se me ocurrió escribir algo y como lo único que me atrapa es leer novelas policiales y de suspenso, se me ocurrió lo del asesino. Tenía que ser un proyecto importante así que se me ocurrió armarla en veintidós capítulos relativamente breves y que cada uno marque la energía de los arcanos mayores del Tarot.

¿Cuáles son las ideas erróneas que existen sobre el Tarot?

Muchos piensan que es algo malo o que quien lo utiliza mueve energías negativas y esas cosas. Hay mucho chanta dando vuelta y los que nos tomamos las cosas en serio entramos en una misma bolsa. Para que quede claro, el tarot es simplemente un conjunto de cartas que se podrían relacionar con las páginas de un libro. Algunos lo llaman El Libro de la Vida, ya que las imágenes de cada carta o Arcano (Arcano significa secreto, misterio) muestran mediante diversos símbolos los aspectos, situaciones o problemáticas por las que las personas van pasando a lo largo de sus vidas.

¿Para qué alguien puede utilizar el Tarot?

Se puede utilizar para saber qué ocurrió en el pasado que afecta nuestro presente, qué está pasando en la actualidad, y que es necesario que sepamos, para ver qué nos espera en un futuro próximo y probable.

¿Cuál es la tarea de un tarotista?

La tarea del lector de Tarot, básicamente, es orientar al consultante. Se le da un pantallazo de los pros y los contras de una situación para que él a partir de esto tome las decisiones que considere necesarias, o no. El tarotista no debe decirle “tenés que hacer esto”, la persona hará uso del libre albedrío. En cuanto a lo “negativo” o positivo que pueda salir en las cartas, la idea sería disfrutar y aprovechar de lo agradable y ver lo desagradable como una oportunidad para evolucionar.

(de la edición Nº 7, mayo 2012)

_DSC0113b

Música rock en la noche

La banda local brilló en una noche de lluvia con el calor que desprende su rock con proyección en Ruth Resto Bar.

zzzz

Crónica: Félix Mansilla  Fotos: Luciano Rivas

Protoplasma continúa mostrando las canciones de Energía invisible, álbum que lanzó en abril de este año y sigue sonando junto a nuevas canciones que afirman el estilo de la banda. Después de la medianoche, Ruth fue el marco perfecto para que los sonidos rock confluyan en un lugar pensado para promover la movida cultural lobense.

Con gran asistencia de público en una noche de lloviznas constantes, Protoplasma inició un set de creaciones que se ajustaron a la convocatoria, sumando proyecciones audiovisuales como contexto a los mensajes sonoros/líricos que desde hace una década viene brindando a los gustosos del rock del ámbito local.

El comienzo fue con la instrumental Intro que abre Energía invisible, para dar el puntapié con Otoño, segundo corte difusión de la placa, Sin nombre, Luces que no vemos y Jardines de silencio.

_DSC0113b

Luego, pasaron contundentes Motivo por el cual existo, el cover de Divididos Soy quien no ha de morir, Manifiesto, Solos (que será parte del segundo disco), Post-Cruxifixión de Pescado Rabioso y Letargo.

Breve impass y la segunda parte arrancó con Sueños hechos realidad, nueva composición punk-rock de Pablo Arevalo, Nawal y la instrumental Bienvenidos para llegar al fin con Sol.

Hacen Protoplasma: Gastón Colombo (voz y guitarra), Diego Pippo (bajo y coros), Pablo Arevalo (guitarra y coros) y Pablo Catalano (batería).

La banda se presentará el próximo viernes en la escuela Nº3 de Empalme Lobos a partir de las 15 hs. y en Pura Vida, el 26 de julio, junto a Capitanes del Espacio en la ciudad de La Plata.

(cobertura escrita para LobosNews)

En la línea de fuego 1

En la línea de fuego

Como ocurre a diario pareciera que tras los hechos de “inseguridad” la sociedad argentina toda tiene ganas de más violencia, poniendo reparos a los Derechos Humanos y a la mala aplicación de las leyes. En el medio, el show televisivo desprende similitudes y paralelos con la Ley del revólver. 

En la línea de fuego 1

Por FPM

Después de ocurrido el hecho en el que el conductor de Radio 10, Baby Etchecopar, fue baleado en su casa, muchas fueron las horas que los canales de noticias, en especial C5N, se dedicaron a desarrollar un análisis inmediato de cómo la justicia por mano propia cumple a una obediencia casi debida de legítima defensa ante un caso de “inseguridad”. Esa palabra, tan decoradora de títulos y zócalos informativos, sirve a la hora de llenar espacios de aire y ya no llama la atención ver sangre y a continuación los goles de Messi en el Barcelona.

Todo sirve y se utiliza en el show del morbo. En este episodio, el realizador del Ángel de medianoche fue victimizado a lo largo de su internación, teniendo en velo a la audiencia con la evolución sobre el estado de salud de su hijo, hoy fuera de peligro. Así, con una agenda gastada y poco cargada tras el mes de la tragedia de Once, el “Boudougate”, una oposición casi salida de los medios, la noticia contó con distintos tipos de factores noticiables –un caso de inseguridad a una figura con relevancia pública, otro caso de asalto con muerte, heridos y robo, declaraciones de amigos de Etchecopar (Chiche Gelblung, Alejandro Fantino, Oscar González Oro y Eduardo Feinmann, entre otros). Éstos últimos, no hicieron más que justificar la defensa de su colega, que “bajó a uno de los chorros”.

Si bien se trata de una circunstancia difícil de tratar y observar, el interrogante acerca del procedimiento analítico de otros hechos de tamaña magnitud emana mensajes que contradicen las tan cuestionadas leyes penales para casos análogos, en donde prima la defensa para evitar la muerte de un familiar, pero no la utilización de armas por parte de civiles “indefensos”.

Lejos de dictaminar la justificación para que en el hogar de Etchecopar se hayan tirado más de veinte disparos y fuese portador de más de cinco armas de alto calibre, el tema reside en que poco se habló acerca de la imputación a quien mató a otra persona por un lado, y por otro, que en este tipo de casos, la reacción de los comentarios en las notas que abordaron el episodio fueron de un tipo violento, racista y simplista.

Matarlos a todos

Esto conduce a otro interrogante: ¿es en realidad éste el deseo de muchos argentinos? ¿Que se terminen estos casos con más violencia, poniendo como excusa el lento actuar de la Justicia, en vez de cuestionar a todo el sistema que conlleva a que se sigan repitiendo?

El primer antecedente, ocurrió tras la muerte del florista de Susana Giménez, quien en rueda de prensa deslizó que “el que mata debe morir”, más la sumatoria de las palabras de otro personaje famoso como Cacho Castaña, que livianamente (o en caliente) arrojó que se debía “matar a los delincuentes en un paredón en Plaza de Mayo” para que sirva como demostración de lo que le sucederá a quien haga lo mismo (Cacho, apretá vos el gatillo, entonces).

A su vez, el condicionamiento a los Derechos Humanos de los que sólo destacan que “están hecho para los chorros” y frases de similar desempeño con desprendimiento de más odio.

Por eso, al momento de entramar mensajes globales, son los medios de comunicación, en especial opositores a la gestión, los que desprenden e irradian el odio e informan tendenciosamente para sembrar el caos. Capítulos como los de Etchecopar suceden todos los días, muchas veces son aislados, en otras forman parte de un día a día, pero se toman dentro de una globalidad enmarcada por las coincidencias.

Esto es, se desvía la atención para sumergir a la atención pública en su propio escenario con la clara intención de atemorizar. A cualquier productor periodístico le viene de pelos que corra sangre para que esto sume tiempo de aire, con más condimentos como: tensión, temor, llanto, pedidos de justicia, etc. y la musiquita de Psicosis como para que te quedes en el sillón, todo cagado y sin salir ni a comprar puchos.

Así, en los medios, el Conurbano Bonaerense es sinónimo de “tierra de nadie”, las clases bajas pasan a ser culpables de todos los problemas de un país y son quienes reciben la carga a la hora de enumerar el ranking de prioridades.

Eso a lo que denominamos como un argentino medio, según los medios, le preocupa la inseguridad en primer lugar, luego la inflación y después el entretelón de otras cuestiones vinculadas a los servicios públicos, el estado de las vías de comunicación, el desempeño de funcionarios, los casos de corrupción y más en una lista que contempla siempre el abordaje mediático.

Se trata de temáticas con la que se ve afectada o se siente afectada una gran porción de la sociedad, pero la cuestión es cómo la expresan los medios y con qué intereses. La vida diaria es más que una placa roja de Crónica TV.

(opinión, de la edición Nº 6, abril 2012)