Ambivalencia

Ambivalencia

Por Nicolás Bernal

Los vientos del pasado que me dejan anestesiado,
es viajar contra tormentas que me llevan a planetas
habitados por amores que me dejan descolocado.

Los fuegos de diciembre, de remar siempre a un lado,
los nombres de una especie que me vive enamorando.
Estas flores tan oscuras nunca vieron el sol
y si preguntan por el ánimo, no es casualidad el piso.

Los viajes postergados por llegar siempre cansado,
ya se van entre impulsos, entre aire, entre mi cama
y mis sueños.

Esta fuerza de los ausentes, de golpes en la terraza,
son ejemplos de un talento que me mira desde el cielo.

Voy volando, como vuelo en los besos sepultados.
A veces todo el tiempo nunca es suficiente,
lo que parece quieto baila en pensamientos.

Yo no miento, nunca miento
y es claro conocimiento que te dije:
“la espera es puro cuento”.

Son palabras que me salen y ellas hacen su estilo,
pueden ser inventadas o de esta historia mal contada.

Cuando junto estas hojas, el otoño se transforma
y estamos a fin de año.

Con suspiros entre las manos y nos falten tantos planes.

Entre el vino ya me exploto
y me voy a una ciudad vieja
o la casa de un amigo que me cree un perdido.

Al final es el título y el final es ambivalencia,
entre lo bueno de perder o lo malo de ganar.

Más en el blog brevestiemposraros