te

Té de María y amor

Por Nicolás Bernal

Te miro loco y hace cuatro meses sigo loco acá, después de todo, la sangre por reembolso nunca va a llegar. Que días raros son los que pasan esperando amor. Las soluciones son las que llegan con el tiempo en vaivén.

Te pienso loco y hace tiempo que no sé que pensar, lo mejor de todo, es que un re cuerdo no sirve para esta situación. Yo que alguna vez dije, que bien le hiciste a los días en mí. Si vuelvo a casa, ojalá que de lejos te pueda ver.

Te escribo loco y hace mucho que no paro de escribir, todo me cuesta, si por la noches ya no sé dormir. Mirá los arboles en este otoño, las hojas caídas coinciden con mi lamentar. Los pensamientos escapan en orgullos que no nos dejan ver.

Te extraño loco y hace horas que de nuevo hablé con vos, fue un chispazo o las cenizas que no vuelan en el ventanal. No hay palabras, si lo que falta ya lo sabe decir una enredadera de besos y abrazos. Las golondrinas se quedaron en el calor de los dos.

Más en el Blog Breves tiempos raros