fotorugby1

Garra y pasión

Historia, presente y futuro de la ovalada en tierra lobense. Un camino con altibajos, que parece haber encontrado el rumbo y ahora pisa firme a puro entusiasmo.

Por Tomás Gianandrea

Es una forma de vida. Porque se juega como se vive y porque toda persona puede jugarlo. Sin importar la condición física; flaco, gordo, petiso, alto, lento o rápido, cada uno tiene su posición establecida y es de vital importancia el rol que le toca cumplir en un equipo.

Garra, coraje y sacrificio, tres palabras que se asocian rápidamente con el rugby pero a las que se les pueden sumar: juego, formación y amistad. No por casualidad representa a la unión y el trabajo en equipo en el mundo del deporte. No es por moda, sino por parámetros que así lo indican.

El rugby es un patrón indiscutido, una actividad en la cual tras una batalla (después de un partido jugado con el alma) sin importar el resultado o los problemas que se hayan ocasionado dentro del rectángulo de juego, al final, en el “famoso” tercer tiempo, crea lazos magníficos de amistad y compañerismo.

En el Mundo, logró liberar a una Nación mientras que en la Argentina multiplicó el sentimiento por el himno y la camiseta, transformó las lágrimas en pasión. En tanto, en Lobos poco a poco comienza a resurgir con mucha fuerza y coraje, para superar lo hecho, para construir un camino sólido y verdadero.

La historia cuenta, que en 1985 mientras Los Pumas conseguían el mejor resultado histórico frente a los All Blacks (empate 21-21, en Buenos Aires) en tanto, en Lobos, en el bar El Andamio, uno de sus dueños que había jugado al rugby en Regatas, comenzaba a hablar del deporte de la ovalada e impulsaba para que se desarrolle la nueva actividad en la ciudad.

fotorugby3

Así fue que Carlos Zanhabría realizó la convocatoria y al poco tiempo ya se habían juntado 35 jugadores de diferentes colegios y clases sociales para disputar el primer partido de la historia en SMATA (Cañuelas).

El empuje y la motivación eran tan grande que al año siguiente se consiguió el predio del Aero Club y se empezó a competir en el Campeonato de la Cuenca de Salado que estaba conformado por Chascomús, Brandsen, San Vicente, Belgrano, Cañuelas y Lobos (el mejor resultado fue un subcampeonato).

Pero la euforia pareció durar poco, ya que en el ‘91 Cañuelas decidió unirse a la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) para participar del Grupo 4 e invitó a varios jugadores de la zona (muchos de Lobos) por lo que poco a poco el torneo de la Cuenca del Salado empezó a perder protagonismo y la gente de Lobos comenzó a quedarse sin fuerzas hasta que la actividad se disolvió.

En los años siguientes, hubo varios intentos fallidos de reconstruir el rugby y volver a ser, hasta que en octubre de 2008, resurgió en EFIL con una escuelita para chicos hasta 12 años, con la temática de impregnarles el deporte y la pasión por el rugby. Pero ante la insistencia de adolescentes y adultos de practicar también, se decidió formar el equipo Superior y se empezaron a armar partidos amistosos.

En el 2012, llegó el subcampeonato en el torneo empresarial logrando el ascenso a la categoría mayor bajo el nombre de “Dasha EFIL Lobos”, haciendo de local en el predio del Colegio Nacional.

Pero en medio de la euforia y la alegría, en el 2013 sucedió un hecho poco usual: el cambio de club. El rugby dejó EFIL, al no poder conseguir predio propio para desarrollar la actividad y se trasladó a Rivadavia, quién prometió hacer cancha, quincho y vestuarios (ya se comenzó a hacer y estarán listos a fines del 2014). Pero en principio el año próximo volverá a hacer de local en el Nacional, mientras juega el empresarial identificándose como “Vital Can Rivadavia Rugby”.

Todo parece marchar sobre un camino firme y sólido. Se están dando pasos seguros y consisos, con la premisa de que habrá rugby para rato. Un deporte que se juega como se vive, en el que no se negocia la la garra y el compromiso. Y en el que más allá de todo se juega con el corazón en la mano.

(de la edición Nº 26, diciembre 2013)

La palabra bien utilizada

La palabra bien utilizada

Por Matías Sáez

—Ahí estaba el flaco, parado y mirando al horizonte. Bah, parado, viste como se paraba él, por el temita ese que tuvo de adolescente. Tenía los ojos como extraviados, como si en ese momento se hubiera detenido el tiempo y lo único que importara fuera el sol escondiéndose lentamente en aquel atardecer de otoño. Le gritamos, le hicimos cosquillas y uno de los pibes hasta le tocó el culo a ver si reaccionaba, pero nada. Estaba como hipnotizado.

—¿Pero qué otoño? Si fue la semana pasada, Walter. Qué te pasa que relatás las cosas como un boludo, te agarra lo poético de golpe… El sol escondiéndose lentamente… Estuvo nublado toda la semana, no sé qué decís. Además, de onda, yo estoy trabajando y vos estás con tareas pasivas jodiendo al resto. Y otra cosa, el flaco ese, era flor de estafador. Dejó culo pa´ arriba a medio pueblo.

—Pará un poco querido, un poco de respeto por los que no están, ¿te parece bien hablar así del flaco justo ahora? Y sí, utilizo la poesía, porque estoy haciendo un curso con Justina Serrezuela, la reconocida escritora noruega que me está enseñando a encontrarle el sentido poético a la vida. Y así, de un atardecer nublado te hago salir el sol, de un verano te hago un otoño y de una boludez hago algo agradable. Porque la palabra, ¡aaaay la palabra! ¡qué linda que es la palabra bien utilizada! cosa que nunca entenderás tú, pobre zopenco ignorante; pobre y simple ser humano invadido de una actitud de descreimiento y odio a todo lo que hace sentido artístico. Oooh! Cuánto lo lamento, estimado amigo…

—No puedo creer lo que escucho, esa Justina te está quemando la cabeza, ¿vos te oís las cosas que estás diciendo? No entiendo nada lo que hablás, o sea, entiendo a lo que vas, pero no del todo los conceptos, me cuestan un poco los conceptos. No me gusta que me trates de ignorante ahora que leíste un libro de esta mina. Vos no sos el de antes, cambiaste para mal y nunca me terminaste de contar lo del flaco cagador ese.

—Cambié para bien, vos no estás a mi nivel, eso es lo que pasa Javier. Te dejaste estar, te quedaste en el tiempo, en cambio yo decidí cultivar mi intelecto. Y lo del flaco, mirá, mejor te lo explico con unas palabras que escribí en la clase de la profe Justi: “Inédito, hermoso y arácnido clima, que en tus superficies haces brotar el dulce sabor de las flores de la primavera, que acarician el alma de quien las mira y golpean fuerte en los corazones de quien las ignora. ¡Ooooh! ermitaños seres que muertos de miedo se esconden tras esos reflejos de una realidad olvidada! Malditos sean ellos y sus espíritus insípidos, incoloros e inodoros! ¡Acérrimos enemigos de la razón!”.

—¿Estás bien? Le hiciste un poema a un tipo que se arrimó a un inodoro ¿Me estás hablando en serio? No te digo, esta mina Serrezuela te está robando la guita, Walter. Siempre tan tonto hombre, ¡avivate chichipío! El tipo va, se hace el intelectual y paga una fortuna de cuota ¿para qué? Para hacerle un poema a un tipo arrimándose a un inodoro. Aunque pensándolo bien, el inodoro me hace acordar al flaco y también a tu profesora, los dos son igual de garcas, ¡ahí está la relación! Mirá, yo te voy a ser sincero, voy a ir a la comisaría a denunciar a esta Justina para que no le robe la guita a nadie más.

—Ni se te ocurra hacer eso, odio que vayan a la comisería por pavadas!
—¿Comisería o comisaría?
—Es comisería, creo, pedazo de insulso ignorante.
—Mmm ¿estás seguro? Yo no te quiero contradecir porque vos sos el poeta, ¿Qué estás anotando?
—Me anoto la duda. Sí, ¿qué me mirás? Me hiciste dudar. Hoy tengo clases con Justina, le voy a preguntar, seguro que se puede de las dos maneras…

(de la edición Nº 26, diciembre 2013)

Raúl Fernández, petisero del equipo Felix.

A 180 días de casa

Charlamos con Raúl Fernández, quien desde hace una década viaja al exterior para trabajar como petisero en los campos verdes ingleses. La experiencia de vivir lejos, los recuerdos y ese plan de crecer viajando.

09-Por Susie Whitcombre

Por Susie Whitcombre

La simple idea de huir resultó encantadora. Hace diez años, Raúl Fernández (30) estaba estudiando en el Profesorado de Educación Física, en Lobos. Contacto mediante, consiguió un viaje para trabajar en Inglaterra con los caballos de polo. No lo pensó demasiado y se embarcó en esa idea de viajar para volver y crecer. Después de la compra de la estancia el Remanso, en los campos de Salvador María, los extranjeros necesitaban gente para viajar. Ahí partió ‘el Colo’, con lágrimas, el bolso lleno de preguntas y la incertidumbre de los cambios.

Hace nueve años que trabaja para el mismo club, propiedad del músico concertista Andrew Lloyd Webber (NdR: “El Fantasma de la Ópera”, “Evita”, entre otros), dueño de los campos donde desarrollan la actividad. Su jefe es Charlie Gordon Watson, un empresario que se dedica a la venta de caballos de carrera, ex accionista del Chelsea. La historia reside en vivir seis meses en Newbury, una ciudad a cuarenta minutos de Londres, volver sobre la primavera local y retornar para el regreso en marzo de cada año.

La charla para ‘el Colo’ está retratada de forma segura, porque cada situación que cuenta la vivió. En ese camino —similar al de todos los argentinos que viajan por trabajo— contiene jornadas largas, noches de extrañar y sentirse, a veces, un poco solo, con un océano de por medio. Pero eso fue mucho más al principio, en los primeros viajes.

Actualmente, más de setenta jóvenes de Salvador María y la zona, cruzan el Atlántico para tratar en medio año, hacer que su labor les brinde un buen futuro. Raúl, lo explica: “El primer año fue bravísimo para mí. En primer lugar, porque cambian todas las costumbres. El idioma, que al no entenderlo o hablarlo fluido me complicaba las cosas. Por un lado, está bueno. Por el otro, llorás todos los días, zapateás, extrañás y te preguntás: ¿Qué hago acá?’”. Sobre el lado positivo, cuenta que “uno aprende a valorar las cosas, las pequeñas sobre todo. La familia, los amigos. A veces, llega la tardecita y estás solo y decís: ‘no tengo a nadie para compartir una cerveza o charlar un rato’. Eso me enseñó a valorar, a madurar. Es el sacrificio en el hacer lo que hago”.

Llueve en Inglaterra

La temporada de polo en el país del té de las cinco es corta. Eso hace que la competencia se mantenga siempre en forma tensionada, donde todos juegan para ganar. “Por el clima lluvioso nunca se suspende. Allá el verano es muy corto, por eso aprovechan todos los días, que son largos. El trabajo es todos los días. Salvo que se venga el cielo abajo, no se cancela ningún partido”, cuenta Raúl sobre las extensas jornadas.

Dice que la tecnología cambió las formas de mantenerse comunicado con los suyos. Las redes sociales le permiten no perderse nada de lo que pasa en el pueblo, a su familia, a los amigos. De todos modos, remarca que no es lo mismo, pero ver desde la distancia hace más corto el tiempo/espacio.

¿Cómo es el trato hacia los argentinos en Inglaterra?

Después de tantos años de viajar, conozco gente del ambiente del polo como de otros, porque iba siempre a un bar donde traté con mucha gente. El trato es con mucha educación. Muchos argentinos piensan, por ejemplo, que te pueden decir algo por el tema de las Malvinas, pero nunca jamás. Inglaterra siempre vivió en guerra, es algo normal para ellos, una más. No es que por ser argentino te insultan o buscan traer la discusión.

¿Recomendás viajar a cualquiera que se pregunte por eso?

Si, totalmente. La recomendación es en dos partes. Para ir a trabajar, pese al esfuerzo y para conocer. Inglaterra es linda por donde se la mire. Es el famoso verde inglés: montañas, piedras, casas antiguas, muy hermoso todo.

¿Viven muchos argentinos allá que trabajan en el polo?

Sí, hay muchos por el polo. Allá buscan a los argentinos porque sabemos hacer el trabajo y allá lo hacen sólo las mujeres. Somos necesarios nosotros allá, no es que vamos a hacer el trabajo al que se dedican muchos de allá. Acá, los trabajos que realizan los que llegan del extranjero lo hacen otros acá, sólo que son contratados por trabajar a menor precio. Allá, los argentinos estamos considerados por ser buenos en el tema de los caballos.

¿En qué puesto está considerado el polo en Inglaterra?

Allá, el polo, al igual que acá, es un deporte para las clases altas. El fútbol es su mayor pasión, junto al rugby. Después, sigue el cricket que es muy popular. Las carreras de caballo también. Todo es apuestas en Inglaterra, se apuesta en todos los deportes, todo de modo legal, serio.

¿Cómo viven la crisis mundial?

Allá es como acá. La crisis está, hay mucha inflación. En el pub al que fui muchos años, al hablar con gente de allá, me di cuenta que pasa lo mismo que acá, tanto en los precios, como en todos los ámbitos. Todos se quejan por los precios de las naftas, el pan, los insumos cotidianos. No pasa solamente acá. De igual modo, en el ambiente del polo eso no se nota tanto, pero sí, la crisis se siente en muchos lugares del mundo.

¿Qué saben de Argentina los ingleses?

La pregunta que más nos hacen es de ‘cómo comemos acá’. Los asados, las milanesas (que los vuelve locos), todo lo que tiene que ver con lo gastronómico. Además, les encanta de Argentina todo el territorio, los cuatro climas, los paisajes de montañas, el mar. Preguntan mucho por las Cataratas del Iguazú, una de las siete maravillas del mundo. Me siento orgulloso por ese motivo.

¿Se vive la rivalidad del fútbol?

(Risas) De lo que más hablan sobre Argentina es del gol de Maradona. No dicen nada, por el hecho de que fue después del gol con la mano. Estamos hablando del mejor gol en la historia de los Mundiales. Siempre en forma de chiste, sin mala intención, cargándolos. El segundo gol de Diego hace que no puedan discutir. Es común en cualquier reunión que se habla de fútbol. Es más, para el campeonato de Brasil, apuestan a que somos candidatos. Los jugadores argentinos son un orgullo en toda Europa. Messi ni hablar o Tévez que fue repudiado en un momento pero se fue como un ídolo.

También adoran a Adolfo Cambiaso, el mejor jugador de polo del mundo…

Sí, es el referente máximo a escala mundial, digamos. Me parece un tipazo. Lo conozco, y pese a ser el mejor jugador del mundo, es un tipo simple. Siempre comparte mates con los petiseros, he mantenido charlas con él, en una picada, en asados. Es muy campero, buena onda. Un grande.

¿Actualmente, conviene hacer el sacrificio de viajar?

Hoy como están las cuestiones de los cambios monetarios, conviene viajar. De igual modo, la inflación hace que la misma plata, que en números es más, no te permita hacer la diferencia. Es decir, el dinero alcanza para comprar lo mismo que antes con menos. La idea es que si uno decide hacer esto por una cuestión de progreso, lo ideal no es gastar por gastar, en joda, por ejemplo.

No viven en malas condiciones, digamos…

Para nada, la verdad es que vivimos con buenas condiciones de trabajo. Siempre que llego, compro un ciervo, lo carneo yo y con eso sé que tenemos carne, haciendo el gasto una vez. Con lo que ganamos allá se puede ahorrar, descontando los gastos en comidas, salidas, etcétera. Contamos con casa, no tenemos demasiados gastos más que los de todos los días.

¿Hasta cuando pensás seguir viajando?

Calculo que dos o tres años más. Tengo treinta años, pienso en formar una familia. No es vida viajar todos los años. Quiero que ese sacrificio sea ahora para poder hacer que mi vida sea acá, en Argentina.

(de la edición Nº 26, diciembre 2013)

LA RENGA EN NAVARRO

El maldito rock (que todo empuja)

El trío de Chizzo, Tete y Tanque pasó arrasando los campos de Navarro para dar comienzo al festejo de sus 25 años dentro de las rutas del rock. Crónica de un sábado agitado en miles de almas, banderas y alegría compartida.

larenga

El show alojó a más de 90 mil personas.

Por Félix Mansilla

Para una ciudad pequeña como Navarro (con poco más de 13 mil habitantes), un acontecimiento como es un show de La Renga, pareció mucho o demasiado. Se calcula que el sábado 7 asistieron cerca de 90 mil personas. La entrada de la rotonda de la ruta 41 rebalsó de colectivos, autos, camionetas y camiones con gente acostumbrada a seguir ese sentimiento que dura poco más de dos horas, pero que vale la pena un viaje desde donde sea.

La cola infinita de vehículos llegó casi hasta la segunda entrada a la ciudad, 10 km en dirección a Mercedes. Es una forma de hacer el rock de las rutas. Con pasión, ansiedad, espera, calor o frío. Son las cosas que hacen aquellos que van detrás de eso que los (nos) hace felices. En este caso, en formato hard rock.

¿Panic show?

Las crónicas del domingo día de la virgen estuvieron divididas. Por un lado, el grandilocuente contexto desbordado de almas, la potencia del show y el significado de alojar a una de las bandas rockeras más convocantes en la actualidad, similar al despliegue del Indio Solari en cualquier punto del país. Por el otro, las quejas sobre la mala organización del evento que se vio excedido en su capacidad, más el circo criollo que dejó a más de un comerciante local sin ganas y con ganancias cero.

Muchos, apostaron a que una convocatoria como la esperada sería una buena oportunidad para hacer la diferencia. Pero no fue así. Jamás, un puesto montado “con las de la ley”, puede competir con aquellos improvisados que con un tanque de plástico cortado a la mitad, una bolsa de hielos y la voz gastada, venden a la mitad de precio una cerveza caliente. Eso, enrojeció la bronca de los locales que invirtieron tiempo, ganas y dinero.

En la previa, pocos imaginaron a esa multitud que llegó en cantidades extremas. Pero el juego es así para los que tienen todo en regla (permisos municipales, papeles al día) y también par aquellos que lo hacen en cada acontecimiento de multitudes vendiendo remeras, comidas, bebidas o posters mal impresos o cargados de mensaje. Dentro del camping municipal, las caras de los comerciantes fue cada vez más larga.

Del otro lado —de la compuerta de la entrada a la laguna hacia la rotonda de la ruta 41— se pudo apreciar una especie de Shangai de los caminos: hamburguesas finas, choris enrojecidos, bebidas calientes y stereos al palo con canciones de la banda, de Pappo y Almafuerte. Pero el acontecimiento no finaliza en la descripción que se parece a una mirada displicente hacia aquello, sino en cómo analizar el movimiento de cientos de miles de almas que van hacia eso que se resignifica como una de las formas de la libertad. Nadie puede explicar los fenómenos. Es mejor que no se expliquen, porque son sociales. Una forma de sentir el rock.

LA RENGA EN NAVARRO

En Navarro, La Renga festejó sus 25 años de carrera.

Ven a ver lo que se siente

En un cuarto de siglo, La Renga viene copando los caminos. Más de diez discos lanzados, mucha energía andante que viró en sus formas. De algún modo, el trío hard rock evolucionó en la llegada a sus gentes, en principio, con mensajes marginales, a los que sufren, viven y luchan. Por eso, se vieron muchas familias, nenes con sus remeras negras y padres orgullosos de hacer vivir aquello que comenzó en su juventud.

El paso por las ciudades es fugaz y en diversas formas el público aprendió a convivir. Algunas noticias se hicieron eco de los imponderables altercados que se pueden considerar típicos en cualquier forma de evento multitudinario. Pero todo salió bien.

El show comenzó pasadas las 22 hs.. El predio cercano a la laguna fue el marco preparado para que la banda de Nápoli pudiera continuar cerca de Capital con reminiscencias de la gira de su última producción “Algún rayo” (2010), teniendo como excusa perfecta el festejo de 25 años en el camino.

Las canciones fueron repasando su amplia discografía con “Motoralmaisangre”, “Cortala y olvidala”, “Hielasangre”, “Poder” (junto al guitarrista Nacho Smilari, quien tuvo un paso fugaz por Vox Dei), “Algún rayo” y “Canibalismo galáctico”, y clásicos como “El mambo de la botella”, “El viento que todo empuja” y el coreado en “En el baldío”. Las casi cien mil almas volaron en pogos eternos con himnos a la altura de “Oportunidad oportuna” y “Arte infernal”, junto al guitarrista de Viejas Locas Fachi Crea.

Esos mensajes en sus letras se mezclan con la experiencia de los fanáticos, en la vida, en lo cotidiano, donde el reflejo musical “no es la solución”, pero sí “un mejor disfraz”. Los festejos, se fueron multiplicando con “Psilocybe mexicana”, “Lo frágil de la locura”, “Somos los mismos de siempre”. Cerca de la medianoche, Chizzo anunció el final. Sonaron: “La razón que te demora” y “El final es en donde partí”, con una excelente performance de vientos.

Breve pausa de diez minutos para desplegar los bises, clásicos del camino como “Panic show” (con Beto Ceriotti de Almafuerte y Alejandro Medina, ex Manal, como invitados). El cierre, fue “Hablando de la libertad”. La esperanza, entonces, es seguir sonando cerca de Capital Federal, como dijo Chizzo, “si todos nos portamos bien”.

(de la edición Nº 26, diciembre 2013)

Foto edic 13

Editorial fin de año: Nueva era viejas mañas

Foto edic 13

“Estamos en el tiempo en que el ser humano vive por razón de ser”, cantaba Pappo en la medianera de los 70’s. Ahora, parece que la posmodernidad ataca desde otro punto más binario, dividido entre algo que es y otro que no es. Es como el River/Boca de la era 2.0. La cosa nostra ahora se imparte desde un método tan dispar como ambiguo y poco relativo, que no deja espacios para la mínima reflexión.

Parece que es así: te gusta o no te gusta, pero de éste último nadie se entera. Entonces, se hace difícil concretar un análisis de aquello que día a día surcamos en las nuevas/complejas redes sociales, que en gran parte de los sucesos cotidianos funcionan como termómetros de lo que parece que ocurre fuera de casa.

Hace falta que alguien desgrane alguna opinión en contra o a favor dé para que se disparen insultos o rebalsen de buena onda, sin argumentos, claro, pero sí con esa empatía que genera leer los mensajes como una realidad.

“La gente en las redes dice que…”. No son las mejores formas, son las que están y son las que usamos en esta nuestra era. Pero de ahí a creer que todo eso es real, es como pensar que todo la verdad transcurre en una pantalla de televisión o en las letras de molde de los diarios. La subjetividad abunda con muchos argumentos que la hacen verdaderas, centradas, reproducibles en cadena.

Falta ahondar en los conceptos, falta predisponerse como negadores desconfiados para poder mantener un hilo pensante que escape a eso que se nos presenta de modo inabarcable.

Todo no te puede gustar, pero sí podés desgranar buenas ondas, es cierto. Hace poco, le preguntamos a una joven que era para ella la opción Me Gusta de Facebook. Dijo que muchas cosas, que es una manera de decir presente o de estar de acuerdo con eso que publican los “amigos del Face”.

Ante la repregunta de si todo le gusta, dijo que no, pero que veía a la opción como un código que también dice, muchas veces, “sabé que estoy con vos”. Por eso, contó una anécdota simple, pero que sirve de ejemplo para demostrar que por ser una nueva herramienta no sabemos usarla del todo bien. Hacía pocas horas que había fallecido el abuelo de un compañero del colegio. Su amigo, publicó la mala noticia “y yo le puse Me Gusta, pero después pensé: no me puede gustar que se muera una persona (…) mi mamá lo vio y me dijo lo mismo. Lo que no pude explicarle es que poner eso no fue para decir que me gusta, sino una manera de decirle a mi amigo ‘ahora lo sé, por eso, te banco en esta’”.

Aprender los usos de las nuevas tecnologías también nos hace crecer, pero también nos atrasa, nos quita responsabilidades o malgastamos sus formas. Son nuevas posibilidades de vivir la realidad aquella que se nos presenta a cada momento. Te avisan del cumpleaños de todos tus contactos, te avisan de los eventos a los que le pusiste “asistiré”, te avisan todo que hasta se volvió demodé ir a un almanaque para ubicarte en el tiempo.

Somos contemporáneos a ese modo de comunicarnos que dice, entre líneas, “es como tenerte acá”, pero sobran las distancias que ahora son/parecen menores. Preguntate cuándo fue la última vez que escribiste una carta en papel, con lapicera, la llevaste al correo o la enviaste con una persona de confianza ¿Hace mucho?

El tiempo nunca se detiene

Por otra parte, no hablar de que 2013 se fue no es poco. Por eso, van los saludos correspondientes, para pensar que lo que pasan no son los días sino la vida, los caminos de eso que se construye para el recuerdo. Que 2014 nos encuentre plenos de luz, llenos de ganas. Es el deseo de muchos y el nuestro.

Abracemos como osos, amemos como niños, sonriamos como personas si es que vale la pena vivir con la onda que tiene el bien/mal ponderado Me gusta. Miremos a los ojos, entonces, nada importará tanto como esos reflejos en las ventanas de nuestra esencia.

(editorial del Nº 26, diciembre 2013)

images

La mañana

Por Fernando Negro

La mañana
tiene aroma a café
se impregna
en las calles de la ciudad,
ese olor a pelo mojado
llega hasta las venas
te hace delirar.

El viento gira
da tumbos sobre las ramas,
la hoja rebelde
huye de la primavera
para ahogarse
en ese charco
que el sol no se puede llevar.

Los pájaros
dan un concierto distinto
a cada hora;
dichosos
los despiertos,
los que no se pierden nada
los que no bostezan
aquellos viajeros
que se olvidaron del cuerpo
y transitan la mañana
con el alma.

Más en el blog

chicas punk

Pupurrí: humo(r)

Por Nicolás Bernal

Punkeke equivocada

Es imposible dejarte de mirar o será que andaba buscando algo como vos.
Las cosas así suelen suceder, cuando menos se esperan son las mejores.

Yo bien solo, con sueño, escuchando punk.
Vos bailando, fumando y escuchando punk.

Tengo tiempo para perder, si querés vayamos caminando escuchando tus idioteces.
La verdad es que no sé como arrancar.
Sos sencilla, sos común, sos simple y natural.

Pero no, no me puedo enamorar… la cara de puta te delató, yo sabía en el fondo que algo andaba mal. Pero no, no lo puedo evitar, no puedo dejarte de mirar.

Águila minitorta

No me importa y vos comes torta, me dejaste por una roncha en su pantalón.
Las pastillas se consumieron con el pelo corto que esta de moda.

¿Qué resolviste volviéndote una extraña? ¿Donde quedó la chica del campo?
¿Dónde quedó el flan casero?

Estás en fiestas con un look varonil tomando Martini, me dejaste por una mancha en su pantalón, me voy a operar para volverte a buscar y con mi nueva cancha te voy a seducir.

Rastafari equivocada

Estaba esperando algo así y cuando quise acordar estabas delante mio.
Estoy creyendo en eso de amor y paz, si con solo esa mirada haces que sea ideal.

Mientras sigo solo, con sueño y escuchando reggae.
Vos bien arriba, riendo y bailando reggae.

Puedo acompañarte hasta tu casa y que me hables, de tus plantas, de un nuevo rey y las tierras de babylon. La verdad es que no se como arrancar.

Sos hermosa, espiritual, fresca y vegetal.
Pero no, no me puedo enamorar, esa cara de loca me puede hacer mal, yo sabía en el fondo que algo andaba mal.

Tus viejos amigos que te rozan y las mentiras que consideras piadosas me van a destrozar.
Pero no, no lo puedo evitar, seguimos enfrentados.

Más en el blog Breves tiempos raros

elviaje-tapadic2013

Esta semana sale el viaje Nº 26

Se viene el cierre de año, por eso, la excusa viajera es continuar con historias para olvidar el mundo real, relajarse y dejar que el tiempo se acomode.

elviaje-tapadic2013

Portada el viaje Nº 26, diciembre 2013.

No hablar  de que 2013 se fue no es poco. Por eso, van los saludos correspondientes, para pensar que lo que pasan no son los días sino la vida, los caminos de eso que se construye para el recuerdo. Que 2014 nos encuentre plenos de luz, llenos de ganas.

Es el deseo de muchos y el nuestro. Abracemos como osos, amemos como niños, sonriamos como personas si es que vale la pena vivir con la onda que tiene el bien/mal ponderado Me gusta. Miremos a los ojos, entonces, nada importará tanto como esos reflejos en las ventanas de nuestra esencia.

Viajan: Fer Sambade, Matías Sáez, Napagi, Poyodelobos@, Fabiana Rocha, El Negro Sin Techo.

Crónica de La Renga en Navarro. Entrevista a Raúl Fernández petisero que hace una década viaja a Inglaterra en A 180 días de casa. Literatura con La palabra bien utilizada, Silbador del arrabal, Con los pibes no…

(conseguila en los lugares de siempre)

Una frase: “Sí, vos vas a brillar. Crear tu mundo es tu capacidad (…) sentís la conexión alrededor, entonces, entendés que eso es amor (…) valorá tus sueños hechos realidad (porque) la vida nunca se detiene”. (“Sueños hechos realidad”, Protoplasma).

Detective 1

Como un fantasma

Por Thomas Gianandrea

A veces esto de ser un detective anónimo me resulta extraño y hasta me asusta un poco, debo reconocerlo. Es como si fuera otra persona, una sombra dentro de mí, pero de la que no me puedo separar ni despegar. Una persona, una sombra que de todas maneras necesito. Cuándo me atrapa la acción, la aventura y el misterio, el detective anónimo sale a luz y ya no hay vuelta atrás.

Me volvió a pasar mientras esperaba un chárter. Me puse a observar, investigar, chusmear o como quieran llamarlo, a una señora que también esperaba. Tez blanca, extremadamente blanca. Ojeras que se confundían con los cachetes. Corte rollinga enrulado y una vestimenta de entrecasa de domingo a las seis de la tarde cuando el día está moribundo. Justo; cuándo el día está moribundo. Perdón, pero aquella persona me pareció por demás horrible, desagradable y hasta tenebrosa. Eso, tenebrosa.

En un acto de masoquismo puro continué observándola hasta que el miedo y el pánico se cohibieron de mi persona. En un segundo imaginé miles de secuencias con esa mujer como protagonista de hechos sangrientos y macabros. Estuve a punto del llanto. Tomé fuerza y me levanté de mi asiento. Me juré no volverla a mirar y me encaminé hacia el chárter.

Pero la película continuó; al lado de mi lugar en el bus estaba ella otra vez sentada, con su cara horrible y su corte rollinga. Me ganó el miedo y la desesperación por completo. Esa mujer en ningún momento se había movido de su lugar en la sala ¿Cómo había hecho para llegar al chárter antes que yo?

Sin poder controlar mis sentidos, me desmayé en mi asiento. Cuándo volví abrir los ojos, ya no estaba al lado mío y tampoco esperaba sentada en la sala. Me convencí que sólo había sido una situación fruto de mi imaginación.

Que había sido como un fantasma en mi cabeza. Un fantasma dentro de otro fantasma. Comprendí, que la mente humana es capaz de crear y recrear imágenes y secuencias de cualquier tipo y especia. Incluso mi mente de detective anónimo.

 

descarga

El doble que el sol

Por Nicolás Bernal

(Para la señorita Alicia que es mi mamá)

Cuando caemos, cuando todo está mal,
cuando lo único que queremos es estar con vos,
desde la teta hasta el mas allá,
siempre pero siempre vas a estar.

Cuando reímos, cuando todo esta bien,
cuando la distancia es esperar comer con vos,
desde la vitina hasta las papas fritas
siempre en todo vas a estar.

Te quiero y re quiero abrazarte una vez más,
el tiempo que pasa y todo sigue igual,
los consejos que llenan algunos vacíos,
la palabra mas certera de tu bondad.

Alumbras el doble que el sol,
contagias tu alegría tan especial.

Hoy quiero decirte gracias de verdad,
gracias por el amparo, por el sostén
y los gritos
que engloban todo tu ser.

Más en el blog Breves tiempos raros