Árbol caído

Árbol caído en otra estación

Por Nicolás Bernal

Soy el árbol que no se fijó en el otoño
el que cayó por raíces podridas
el que buscó los pájaros perdidos
en el ocaso anochecer de almas vendidas.

Soy el que sopló mas fuerte
el viento que arrasa la espera
que aviva las llamas doradas
del fuego encendido en el pecho del gorrión.

Voy más alto que las luces
que descubren enamorados serpientes
para mostrar el abrazo enredado
el aliento frío del invierno excitado.

El esqueleto al descubierto
por las hojas vencidas
quemadas por los rayos del sol
la corteza sangra en líquidos amarillentos.

Soy el árbol fácil de encontrar
de donde parten las obras maestras
las horas dibujan
el chubasco es el peor de los amigos.

Viajá más en el blog Breves tiempos raros