B ZZZ

La cámara oscura de Abelardo Morell

Por Paz Azcárate*

A todos los que participábamos del taller sus fotos nos fascinaron de inmediato. El trabajo de este fotógrafo brilla no sólo por la creatividad de su técnica sino también por los resultados de su trabajo.

Morell nació en La Habana en 1948 y se mudó con su familia a Nueva York cuando tenía 14 años. Estudió Artes en el Bowdoin College y obtuvo una Maestría en Bellas Artes por la Universidad de Yale. Llegó a nuestra clase como ejemplo de lo experimental en la fotografía, ya que casi todo su trabajo se rige por el juego y la exploración de las posibilidades de la técnica.

Tent Camera

Tent Camera

La serie de fotos que nos presentaron en esa clase era Camera Obscura, donde Morell reproduce el fenómeno que se da al interior de una cámara de fotos, pero a gran escala, y fotografía el resultado. Así, busca habitaciones de hotel con vista a paisajes emblemáticos de cada ciudad y se ocupa de dejar completamente a oscuras el espacio. La única fuente de luz debe provenir de un pequeño orificio que funciona como una lente convergente en uno de sus muros, por donde ingresan los rayos luminosos reflejando los objetos del exterior en una de sus paredes. A este reflejo del paisaje que se yuxtapone con el decorado del hotel, Morell lo fotografía con varias horas de exposición.

“Con el correr del tiempo, este proyecto me llevó desde el living de mi casa a distintos espacios alrededor del mundo. Una de las mayores satisfacciones que obtengo es lograr el extraño pero natural matrimonio entre el interior y el exterior de un cuarto. Desde hace un par de años, para mejorar el potencial visual de este proceso, comencé a usar películas a color y a colocar un lente sobre el agujero en el plástico negro para mejorar la definición y el brillo de la imagen proyectada. Hoy en día con frecuencia utilizo un prisma para evitar que la proyección aparezca invertida” (Abelardo Morell).

B

Paisaje yuxtapuesto con decorado del hotel.

En un esfuerzo por llevar esta técnica a otro nivel, diseñó una suerte de “carpa a prueba de luz” que le permitió proyectar el paisaje que la rodea sobre la superficie donde está ubicada la estructura. A esta otra serie la llamó “Tent-camera image on the ground” y las fotos que la componen son bellísimas. Además de Camera Obscura, el artista cubano realizó varias series de fotografías analógicas “tradicionales”, aunque todas en mayor o menor medida están marcadas por el juego entre la luz y la imagen.

*Lobense, estudiante de Ciencias de la Comunicación UBA.

(de la edición Nº 29, marzo 2014)