AndresGallegos4

Respirando golf

Nació en cuna de golfistas, se enfretó con profesionales y hoy a los 18 años se destaca por destreza y talento puro. Andrés Gallegos, sinónimo lobense de golf.

Por Tomás Gianandrea*

AndresGallegos2

Es un juego de artistas, es una paleta de césped mojado, cielos azules y bunkers bien rastrillados. Es un juego de filósofos, que tienen cómo cómplices al viento y al agua para que jueguen trucos con la concentración. Es también, un juego de apostadores que desafían tener la audacia de apuntar a la bandera o proponen la cautela de conformarse con un probable bogey.

Artistas, filósofos, apostadores, soñadores, quien sea una vez que lo prueba es imposible que lo deje, se transforma en una adicción irrevocable, en un placer único llamado golf.

No importa que temprano o tarde empieces a practicarlo porque siempre habrá un grupo de cuatro jugadores en la mitad del primer fairway esperando. Pero Andrés Gallegos, por tradición familiar se adelantó a todos, ya que le tocó nacer viendo golf en la cancha de 18 hoyos del Aero Club Fortín Lobos, y el flechazo de aquel primer amor sería para siempre ya que a los 3 años comenzó con la actividad.

Poco a poco, a medida que fue creciendo, Andrés se fue apasionando por el golf hasta que a los 12 años comenzó a competir por toda la Argentina, inclusive en enero de este año participó del Abierto del Sur en Mar del Plata frente a jugadores profesionales. “Jugué muchos torneos fuera de Lobos, por todo el país y, gracias a este deporte, conocí lugares fantásticos, gran parte de la Argentina. Y jugar contra profesionales fue único, porque puedo aprender mucho de los mejores del país”.

Alguna vez, Bobby Jones considerado uno de los mejores golfistas de la historia (aunque nunca fue profesional porque consideraba que el golf es un placer y no un trabajo), expresó que el golf se juega en un campo de 13 cm; el espacio que hay entre las orejas. En coincidencia pura, Andrés reafirma esa teoría: “Para muchos parece feo o aburrido porque nunca lo jugaron, pero una vez que lo empezás a jugar y ves las dificultades que tiene, eso es lo que te lleva a esforzarte mucho más, a concentrarte y dar lo máximo y está muy bueno”, sintetizó.

AndresGallegos1

Con 18 años, tras haber terminado el secundario y trabajando en el buffet del Aero Club Fortín Lobos, Andrés respira golf y disfruta todo el tiempo de su pasión: “Es mi forma de vida, es parte de mi rutina, no podría vivir sin jugar al golf”, sentenció el talento de Lobos que a diario practica entre dos y cinco horas.

Con mucho camino por correr, el joven lobense debe ir acumulando experiencias y enseñanzas de a poco, debe ir transitando y eligiendo su propio camino, siguiendo tal vez una viejo lema del golf que reza: “El golf es un juego en el que las personas más lentas del Mundo están frente a ti y las más rápidas , detrás”. Ahí está la clave, con perseverancia, trabajo y serenidad, factores fundamentales. El golf lobense tiene con qué soñar: Andrés Gallejos, un talento puro.

*Periodista Deportivo egresado de Deportea.

(de la edición Nº 29, marzo 2014)