sueños

Sueños eufóricos

Por Pablo Bayón

Me decido a volar, sentir la presión sobre la cabeza y tirarte al viento sin paracaídas es la propia muerte.

Antes de esto ocurrieron diferentes discusiones que a uno lo trasportan hacia lo peor de si mismo, la zona más oscura, que por cierto y a pesar de conocerse no es bueno llegar a ese punto explosivo sentimental.

El enfrentamiento no tiene retorno atrás y ambas realidades se enfrentan. Hasta en los sueños hay que luchar por un buen final, hasta en los sueños la gente mounstro da órdenes a quienes no damos órdenes.

Pido evitar la palabra orden en beneficio de algún cómodo que invada los sueños de las mentes más simples para no volver a enfrentarse al doble oscuro siendo que es muy difícil ganarle y el filo puede que sea letal.

Posiblemente quede esa presencia instalada en la realidad por no volver a tiempo prudente por algo que actúe de eje equilibrante.

(de la edición Nº 39, ene/feb 2015)