abuelas-portada

Todas las Abuelas son tu semilla

Septiembre es el mes de la Identidad y, por eso, deseamos compartir algunos apuntes sobre un tema no muy difundido sobre los logros de la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo: el Índice de abuelidad. Por Félix Mansilla

Haciendo un recorrido por la biografía Estela desde los trazos de Javier Folco, se pueden descubrir algunos de los aspectos de la vida de Estela no tan conocidos, el encuentro con Ignacio Guido en aquel recordado 5 de agosto de 2014 y también, uno de los aportes vinculados a la genética desarrollados a partir de la lucha y la búsqueda de Justicia que desde hace más de treinta años Abuelas viene despuntando de hace casi cuarenta años.

A continuación, destacamos algunos extractos del capítulo 6 “El índice de abuelidad”, donde Víctor B. Penchaszadeh (exiliado, profesor de Genética de la Universidad de Columbia) observa en cómo las Abuelas han dado a la genética “una oportunidad única, la de redimirse como ciencia ante la sociedad. (…) y posibilitar la efectivización del Derecho a la Identidad y la reparación a la grave violación de la apropiación de niños”.

 

abuelas-3

El 5 de agosto se cumplieron 2 años de la recuperación del Nieto 114, Ignacio Guido, el de Estela.

El Índice de abuelidad

Parte de la hipótesis de ese acercamiento científico, explica Folco, proviene de la pregunta crucial que las Abuelas le hicieron a la genética: ¿puede comprobarse a partir de la sangre de los abuelos o familiares, en ausencia de la información genética de los padres de desaparecidos, la identidad del nieto buscado?

El paso de los años, la cadena de contactos entre científicos genetistas y entidades de DD.HH, llegó a que por fin en 1984, a través de la CONADEP y el acercamiento a Eric Stover, por aquellos días director del programa de Ciencia y Derechos Humanos, quien dio con Mary-Claire King, especialista en epidemiología genética.

King explica el proceso genético: “El material hereditario está constituido por genes. Los genes son segmentos de ADN, que contiene la información necesaria para que las células del cuerpo fabriquen productos con función biológica, como enzimas, hormonas, grupos sanguíneos y otras proteínas. Los genes existen de a pares llamados alelos, uno heredado de su madre y el otro de su padre. Cada padre, a su turno, heredó un alelo de la abuela y uno del abuelo”.

En el mismo sentido, apunta que “en consecuencia, por cada gen, los alelos del niño serán copias de los alelos de sus abuelos. Si los alelos del niño, para cierto gen, no son equivalentes a los de cada uno de sus abuelos, podemos decir inmediatamente que el niño no es miembro de la familia”.

 

abuelas-2

La lucha continúa.

 

En tanto, si por cada gen el niño tiene un alelo presente en los abuelos maternos y el otro en los paternos “puede estar relacionado con la familia. Por cada gen podemos calcular las posibilidades de que existe una relación biológica. Analizando los grupos sanguíneos no podemos saber mucho. Un niño y cuatro abuelos pueden compartir el grupo 0, pero la mitad de la población argentina tiene grupo 0. El grupo 0 no es útil para establecer la identidad de un niño. Lo que necesitamos son genes que tengan diferentes alelos en la población, ya que la variación de ciertos alelos en un niño y dos abuelos puede ser muy útil para reflejar una relación biológica”.

El valor de ese puntal a partir del aporte de la ciencia, indica el valor de la lucha y al mismo tiempo el resultado de la búsqueda y ese otro valor, como la vida, la/s identidad/es.

Javier Folco: “Cuando analicemos los aportes y cambios sustanciales que la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo ha dado en los campos del ordenamiento jurídico nacional e internacional y de la psicología y de la genética aplicadas a cuestiones de la Identidad, veremos cómo su presencia vino a definir no solo problemáticas nuevas derivadas del terrorismo de Estado en la Argentina —pero que podrían ser comparables con las sucedidas en cualquier régimen autoritario del mundo—, sino también cómo llenaron el vacío que los actores políticos históricos no fueron capaces de ocupar”.

Y recuerda: “Quienes se oponen a la búsqueda que Abuelas lleva adelante sobre el derecho del buscado a decidir ser parte o no del proceso de investigación genética que determine su identidad, estableciendo un conflicto de derechos, construyen sin argumentación desde supuestos falaces que no son más que la proyección del concepto de ‘apropiación’. (…) no se busca su ‘reapropiación’, se busca la verdad que libera al apropiado de su propia historia de negación”.

Viajá más en: www.abuelas.org.ar

La 2da. Ed. De Estela. La biografía de Estela de Carlotto de Javier Folco (2016), se consigue en kioscos de diarios y revistas a $275.