uuuu

Ya no temo a la muerte

Por Bjørn Sterri*

A la edad de 3 años, fui adoptado. No sé nada de mis padres biológicos, ni de mi familia.

Hace unos años, cuando mi hijo mayor, Jens Linus, me preguntó si no quería saber, le dije que me gustaba la idea de pensar que yo era el primero en mi árbol genealógico, y que él, Alejandra y Pablo, eran los siguientes.

Guardo algunos recuerdos del tiempo anterior a ser adoptado. Algunos no muy agradables. Quizá, sea esa la razón de la necesidad de luchar por compartir el tiempo con mi hijo.

Desde muy temprano decidí que me aseguraría de Jens Linus tuviera una vida plena de amor y confianza, como la que mis padres adoptivos me dieron a mí… Hubo un tiempo en el que Jens Linus no estuvo “con” nosotros.

Fue un tiempo muy difícil. Difícil para todos… La fotografía no necesariamente refleja la verdad, pero es capaz de devolver recuerdos a aquellos que la observan, recuerdos que se auto construyen, esa es una maravillosa cualidad.

(notas de mi diario 6.3.2009)
uuuu
Veo, pienso y vivo una gran parte de mi vida a través de la fotografía. El proceso fotográfico me ayuda a hacer visible mi existencia, mi muerte. La fotografía es una prueba de que en un punto concreto en el tiempo estoy o estuve vivo.

*Fotógrafo noruego

(de la edición Nº 50, julio agosto septiembre 2016)